Los zuecos de E-Ferro se hacen flexibles para estrenar temporada

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

VILA DE CRUCES

Una pieza de goma junto con años de investigación y de pruebas obraron la magia

15 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El taller de los Ferro, en Merza (Vila de Cruces), sigue sorprendiéndonos cada año y sacando a la luz novedades en cada estación. La última son los zocos flexibles, que como dice Elena Ferro, fue una idea que «xurdiu dos clientes» que demandaban un calzado menos rígido. Este es el tercer verano que del taller salen sandalias que se doblan, pero es la primera vez que la novedad llega también a los zuecos de estos artesanos cruceños.

Llegar hasta aquí, apunta Elena Ferro, no fue fácil. Atrás quedan, indica, «seis anos de experimentos e de probas» en los que se fueron puliendo defectos y se fueron subsanando problemas para conseguir que los zuecos se doblen, que sean muy cómodos y que no entre agua. Explica que «si me adicara todo o tempo a esta investigación tería acabado moito antes, pero iso o fixen o mesmo tempo das outras mil cousas».

El invierno pasado, apunta, «xa o puidemos ter sacado porque xa estaban listos pero quixemos probalo e testalo máis porque o resultado como mellor se ve é co uso». Los que tuvieron el privilegio de testarlos fueron, explica esta zoqueira, «un grupo de xente de confianza».

Ahora llegan al público. La novedad fue dada a conocer por Elena Ferro en su página de Facebook y enseguida se dispararon los elogios y los comentarios. En el taller de Merza están ya a disposición de los clientes «unhos modelos de proba, pero o igual que calquera outra peza pódese pedir de encarga en calquera modelo, cor, e número».

De momento, señala, «por agora temos de home e de muller de tacón normal e si vai ben os faremos tamén de tacón medio e os números, do 34 ó 46». Después sumarían también los modelos flexibles en los zuecos de niños.

De momento, confiesa Elena Ferro, «hai moita xente sorprendida». Destaca que «o sistema non o inventei eu, utilizábase en sandalias e en zocos abertos».

En una feria profesional dedicada al calzado en Bolonia hace unos ocho años, cuenta, «vin unha marca noruega que facía zocos descalzos e sandalias flexibles e xa antiguamente xa se facían con dous anacos de madeira unidos con bisagras de coiro, cun coiro dobrado». Todo esto fue parte de la inspiración para un largo proceso en el que, explica, la mayor dificultad fue conseguir que el zueco fuese estanco y que pese a la unión no entrara el agua.

Aquí, señala, la cola tuvo un papel fundamental. «Queriamos garantizar que non metese auga e que mantivera as mesas funcións. Son quentes e cómodos».

Elena Ferro explica que «o principal foi o encolado para ensamblar a madeira coa goma, porque ten que ser moi resistente. Ten que estar moi ben pegado porque é algo que co uso está en constante movemento. Logo vai cravado o coiro a madeira». Otra de las diferencias con los modelos tradicionales es, «que estes levan todos unha plantilla interior de coiro para que o pé non note esa xunta, e nos outros modelos a plantilla é opcional», añade.

Para la pieza que permite al zueco doblarse usan goma de zapato, mientras que para la suela de los zuecos emplean una procedente de ruedas recicladas, pero este material aunque también es goma tiene una mayor dureza, lo que no permite su uso como material de ensamblaje en el zapato porque no tendría la flexibilidad necesaria, explica Elena Ferro.

En cuanto al precio, el proceso de elaboración de un zueco flexible es más laborioso y «é máis caro», dice . De ahí que el precio sea también superior. Elena Ferro apunta que «máis ou menos o custe son 30 euros máis do que costa un modelo dos outros, dependendo o modelo é un prezo, pero sendo flexible o que se elixa sempre será unhos 30 euros máis caro».

Berenjena y vino para teñir el otoño.

Novedades

Berenjena y vino para teñir el otoño. Como cada temporada, el calzado de E-Ferro viene con novedades. Esta nueva temporada después de un verano en el que se vendieron muy bien los colores berenjena y vino, en el taller están preparando las versiones de invierno en zuecos de esos colores. Aunque en la carta, muy amplia en tonos, tienen cabida casi todos.

«Os homes son menos arriscados pero vanse animando máis»

A Elena Ferro el oficio le viene de familia y ayer, como a diario, estaba en el taller trabajando codo con codo con los suyos. Desde abril sus creaciones se venden, además de en multitud de ferias por toda Galicia y en el taller, en su primera tienda propia abierta en A Coruña, donde están ya unos modelos flexibles «para probar, que a xente os vexa e si quere os encargue». Respecto a esta nueva aventura empresarial, Elena Ferro comenta que «vai moi ben, non hai queixa ningunha, a aceptación foi moi boa». Parte del éxito lo achaca a Oriol el encargado de la tienda. Explica que «é catalán e somos amigos dende fai cinco años, xa sabe falar galego moi ben, e coñece o produto e aconsella á xente, explícalle de onde vimos e como chegamos a isto, como se fan... e todo isto axuda moitísimo». Además de atender «a toda a xente do norte que agora nos ten máis preto, A Coruña van moitos cruceiros; Oriol fala inglés correctamente e hai moita xente de fora que vai e lle chama moito á atención do que facemos».

Para Elena Ferro «hai que ir mellorando sempre» y ese es el espíritu de los nuevos zuecos flexibles. El diseño tampoco para de evolucionar. Ferro explica que «xogamos coas cores e os tipos de peles e coa madeira». En esta última, comenta «estamos usando unhos tintes novos en tonos pastel que son diferentes e máis suaves. Son deseños sobrios e temos tamén algún monocor que a min gústanme moito, logo están os animal print que para nos xa son un clásico xunto co zoco roxo, que é o zoco estrela».

Espera «que os homes se animen máis porque son menos arriscados, pero si vai crecendo e nos nenos tamén, vaise notando, sobre todo en Nadal» porque como dice Elena Ferro «hai que sementar».