Los feriantes se plantan y dejan las fiestas de As Dores sin atracciones

Rocío Perez Ramos
RocÍo RAmos LALÍN / LA VOZ

LALÍN

Cedida

Decidieron no montar ante una subida de precios que, dicen, es inasumible

02 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Los feriantes anuncian su decisión de no montar las atracciones en las fiestas de As Dores de Lalín ante, dicen, una subida de precios este año que consideran inasumible. El anuncio lo hace, en nombre del colectivo, el presidente de la Unión de Feriantes de España, Ángel Gutiérrez, tras la celebración en la mañana de ayer de una reunión de un grupo de ambulantes con el concejal de festejos lalinense, José Cuñarro, y un técnico.

En el encuentro los propietarios de barracas y atracciones trasladaron al responsable municipal sus quejas por la subida de los precios fijados para la instalación de los puestos. Asegura que «quieren que les paguemos los servicios de la empresa de seguridad que se contrata para las fiestas y que cuesta 20.000 euros» alegando, explica Gutiérrez, que «nosotros tenemos ingenieros que van a otras fiestas y hacen lo mismo por 2.000 euros».

El día 8 acaba el plazo de presentación de las ofertas para los diferentes puestos a instalar en la zona de O Regueiriño. Desde el Concello, apunta, el edil les trasladó que si el día 8 no habían optado a los puestos no podrían montar. «El día 11 sabremos lo que va a hacer el Concello pero nosotros no vamos a coger los puestos y les queda plantada la feria», afirma.

Gutiérrez asegura que «querían 800 cada uno por los ingenieros, no sé cuánto del plan de seguridad, más el sitio, más lo metros, total que se pagan a una media de 3.000 euros y mucho los mayores, a más de 1.300 euros algunos de los infantiles, porque algunos pagan 2.000 y pico y a más de 500 las casetas y eso ni que fuese la Feria de Sevilla, es Lalín».

Además, añade, «en las fechas en las que estamos te puede llover algún día, como suele, y ya te fastidió la fiesta». En su caso, Gutiérrez, cuenta con una atracción infantil y calcula que él, al igual que otros compañeros con puestos similares, «necesitamos unos 800 niños para poder pagar el sitio, ¡a ver como saca cada aparato 800 niños!, creo que se han confundido». Gutiérrez defiende que «si estuvimos dos años sin poder salir a la calle y sin comer como Dios manda en casa, yo creo que por una fiesta tampoco pasa nada. Así que les va a quedar ahí y que intenten sacar adelante la fiesta como sea, a ver qué le explican al pueblo».

Se queja de la diferencia de los precios del año pasado con respecto a los de este que tilda de «abismal». «Los que pagaban unos 400 euros van ahora a 1.300 euros y unos que pagaban 1.000 y pico euros se van a 3.000 y pico, y eso no lo va a consentir nadie».

En las bases se establecen precios de entre 330 euros a 2.454 euros para las atracciones de azar,. Para las de carruseles se fijan tres categorías con un coste de entre 646 a 2.100 euros para la 1, de entre 1.012 y 3.797 euros para las de categoría 2 y de entre 3.231 y 3.716 euros las de la 3. En las atracciones de habilidad el precio oscila entre 491 a 900 euros las H1, entre 723 y 1.939 las H2 y entre 229 y 874 euros las H3, mientras que los puestos de degustación pagarán entre los 175 euros de uno de 6 metros a 700 euros los de 15 metros de superficie.

Un colectivo que aún arrastra deudas y se está empezando a recuperar tras la pandemia

La Unión de Feriantes de España aglutina a unas 50 asociaciones de toda España. Gutiérrez contaba ayer que estaba intentando contactar con la concejala de Cultura de Lalín pero que no le había sido posible aún y «con el otro concejal» apuntando que les había enviado «hasta correos». El presidente de la agrupación no pudo asistir a la reunión celebrada ayer en el concello lalinense porque estaba con sus atracciones en fiestas de fuera de Galicia.

Asegura que entre los feriantes no se van a pisar y que «ni Lugo ni Pontevedra tienen esos precios». La reunión de ayer, explica, «fue para decirles que en esas condiciones no íbamos a montar». Señala que «pusieron una empresa por seguridad de las atracciones cuando toda la vida ha ido el ingeniero a certificar el montaje y luego dicen que los generadores meten ruido, cuando generadores llevan hasta las orquestas». Los feriantes aseguran que con esos precios no montarán. Recuerda que «aún estamos empezando a recuperarnos de los años de pandemia; todavía estamos pagando letras y cosas de atrás y ese coste es imposible de asumir y menos en un Lalín, que pueden pensar que es la bomba, pero es una fiesta más, no es ninguna cosa del otro mundo». Insiste en que en las fechas de As Dores, a finales de septiembre, normalmente llueve algunos días, ya empezó el curso y todo resta afluencia.

«Es la feria más cara de España y tendríamos que subir las fichas a cinco o seis euros»

Califica los costes fijados en las bases, que se pueden consultar en la web municipal lalinense, de «un abuso» asegurando que «es la feria más cara de España» con «una subida del 300 % con la que vienen ahora» que no entiende a qué obedece. Considera que para hacer frente a esos costes tendrían que «subir las fichas a cinco o a seis euros y ¿por qué van a tener que pagar los vecinos de Lalín la demasía del ayuntamiento? porque nosotros de algún lado lo tenemos que sacar». En su caso: «yo hice cuentas y solo pagar el sitio necesito 700 0 800 niños, sin contar con llevar el camión, lo que gasto de gasóil, pagar lo de autónomos del mes, el generador vamos con 2.000 euros de gastos los pequeños», afirma.