Derbi de necesidades

El Teucro recibe al Lalín en una jornada con horario único


pontevedra / la voz

Con dos jornadas para el final de la primera fase y un partido aplazado al Teucro solo le queda puntuar para evitar complicaciones en la segunda parte del campeonato. Tiene por delante tres exámenes. El primero será mañana en el Municipal (19.00 horas) y ante el Lalín, un derbi a la desesperada para ambos equipos. Los azules necesitan ganar para pasar cruzar la frontera con una buena puntuación, mientras a los de Pablo Cacheda le urge la victoria para comenzar la segunda fase con una puntuación favorable. «Solo pasas con los puntos de los rivales que te acompañan en el grupo para evitar el descenso. A nosotros eso nos perjudica porque tenemos cinco puntos con equipos de la zona alta. Si perdemos en Pontevedra, pasaríamos con ocho», apunta el técnico lalinense. Con el partido de esta tarde todavía por jugarse, el Teucro entraría en mejores condiciones, pero Irene Vilaboa no quiere hacer cuentas. «Tanto el partido con el Lalín como el del Bordils del 6 de marzo son decisivos», explica la entrenadora azul.

A pesar de que este fin de semana y el próximo se celebrarán las jornadas en horario unificado para no condicionar la competición, la Federación Española de Balonmano autorizó que el Teucro y Bordils se dispute acabada la competición el próximo 6 de marzo.

Pero para llegar bien a esa cita tienen que superar antes el derbi de esta tarde, al que el Lalín llega con la única baja de José pechera, que lleva cuatro meses fuera por lesión y el Teucro lo hará sin Dzokic, que en los próximos días pasará por el quirófano por su lesión de menisco. «El juego de los azules se basa en la defensa y en una portería que rinden a un buen nivel. La pasada semana no tuvieron mucha suerte en Alicante, pero creo que están rindiendo bien, desgraciadamente para el balonmano gallego no es el Teucro de hace años», explica Pablo Cacheda, que también espera que no sea el partido de hoy el que suponga un punto de inflexión para los de Irene Vilaboa. En la primera vuelta se impusieron al Lalín por 26-30 en un encuentro que Cacheda espera no reeditar. «Nos preocupa no jugar con la velocidad y ritmo que solemos imprimir ante un Teucro que hace un juego mucho más físico», añade el técnico lalinense.

El Teucro, que llega después de tres derrotas consecutivas, no está tocado anímicamente, según ha comentado su entrenadora. «Los jugadores están muy bien, muy implicados y ni siquiera haber perdido las últimas jornadas de forma dura les ha afectado», apunta Irene Vilaboa, que prevé un encuentro muy rápido en el que pelarán dos equipos que se conocen muy bien. «El Lalín es un conjunto que está muy hecho y muy intenso en su juego», explica. Y es que el 90 % de los jugadores de Pablo Cacheda son naturales de la capital del Deza. «Somos un equipo que se conoce muy bien, con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, estamos en sexto lugar con 13 puntos en el año de nuestro ascenso. Para nosotros es un buen balance del año», comenta el técnico.

Una vez superado este encuentro, a los de Irene Vilaboa les quedará viajar a Ibiza en la última jornada de liga, mientras el Lalín recibirá en el Lalín Arena al San Pablo Burgos, segundo clasificado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Derbi de necesidades