Olivia Ares: «Toca non baixar os brazos e ter esperanza e paciencia»

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

DEZA

Miguel souto

Un helicóptero de la Guardia Civil reforzó la pasada jornada la búsqueda de su hermano Carlos, residente en A Bandeira y desaparecido desde hace una semana

01 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El misterio envuelve la desaparición de Carlos Alberto Ares Duarte, vecino de A Bandeira de 48 años del que nada se sabe desde el día 24 de junio a primeras horas de la tarde. Hoy se cumple una semana sin noticias mientras continúa la investigación oficial y las batidas vecinales en busca de su paradero. Son más las incógnitas que las certezas sobre qué pudo ocurrir para que un hombre de costumbres fijas, entre las que figura avisar a su madre -con la que vive- de cualquier ausencia, no se haya comunicado en todo este tiempo con sus familiares.

Desde Tenerife viajaban a tierras dezanas las dos hermanas de Carlos. Olivia y Cecilia Duarte vinieron a arropar a su madre en estos momentos de incertidumbre y preocupación. Por segundo día consecutivo se sumaban a las batidas que de forma espontánea, a partir de las 19.00 horas y hasta que anochece, surgieron por parte de vecinos de A Bandeira, aunque se sumaron ya desde otros puntos de la zona. Parten frente a talleres Duro, donde alguien cree haberle visto el día de su desaparición, aunque hay más personas que le observaron al salir del Mesón Bandeira donde había acudido a tomar café después de comer en su casa.

Olivia Duarte actúa como portavoz de la familia y ayer reconocía la creciente preocupación con la que están viviendo el paso de los días sin saber la situación en que se encuentra su hermano. Respecto a los detalles de la investigación, apuntaba que están recibiendo poca información al estar el caso en manos del Juzgado, algo que entienden. Agradeció el esfuerzo que se está realizando desde el primer momento por parte de las fuerzas de seguridad, así como por los vecinos, para dar con el paradero de Carlos. También lo extienden al propio Concello de Silleda que, dijo, desde el primer momento se ofrecieron a colaborar en todo lo necesitase la familia.