El riesgo tuvo premio para el Estradense ante el Paiosaco

Javier Benito
javier benito A ESTRADA, LALÍN / LA VOZ

DEZA

BASILIO BELLO

La entrada de dos extremos en la segunda parte, por un mediocentro y un defensa, dinamizó el juego del Estradense para derrotar al Paiosaco

28 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Arriesgar a veces tiene premio. Esta máxima se aplica en muchos ámbitos de la vida, incluido el deportivo. A ella apeló este domingo el entrenador del Estradense para afrontar la segunda parte en el complicado campo del Paiosaco. Su situación como colista de la Tercera parece augurar facilidades para asaltar su feudo, pero nada más lejos de la realidad, como pudieron comprobar los rojillos. Tras un primer período sin casi ocasiones de gol por ambos bandos, Alberto Mariano decidía retirar a un defensa y un centrocampista para introducir dos extremos. Toda una declaración de intenciones en busca de los tres puntos, pero también un riesgo de dejar huecos al rival. Pero la táctica surtió efecto y la victoria, aunque pírrica con un solitario gol de Juanín, afianza al equipo en la mitad de tabla, alejándolo un poco más de la zona caliente en este arranque de la segunda vuelta liguera.

El Estradense figura décimo, en la bisagra del grupo de veinte clubes. Sumaba ante el Paiosaco su octava victoria de la temporada tras 21 partidos disputados, que junto a los cuatro empates le reportaron ya 28 puntos. Para Alberto Mariano, este último triunfo supone «un pasito más, ante un rival directo y fuera de casa, alejándonos un poco de la zona caliente». Afirmaba ayer el técnico rojillo que resultó sufrida. «Es muy difícil jugar allí, aunque sea un campo ancho, por el viento que impide controles buenos del balón y donde circular no es fácil», argumentaba. A ello se suma el perfil del rival, un equipo muy físico e intenso en sus acciones.

«Ante el perfil del Paiosaco decidí sacar el equipo más fuerte posible, para combatir esas dificultades y tener menos opciones de perder en las disputas y fueron además muy solidarios», incidía Mariano, quien reconocía la apuesta a cara o cruz ya en el segundo período con dos extremos por un defensa y un medio. «Al final ellos tuvieron dos ocasiones y nosotros cinco, pero ellos no lograron marcar y nosotros acertamos una que fue suficiente», consideraba el entrenador del Estradense.