Los hombres de Lalín en Caracas

La comarca de Deza cuenta con vecinos muy influyentes entre la comunidad gallega de Venezuela Los dezanos destacan y mucho entre los emigrantes gallegos de Venezuela. Algunos son auténticas instituciones en la capital, Caracas. Es el caso de Alfonso Méndez, jefe de banquetes del Hotel Hilton y el «mejor amigo» de cualquier dezano que viaje a esta ciudad. Siempre se las apaña para garantizar un buen trato para sus paisanos allá donde estén. Otros de los hombres de Lalín en Caracas son Pablo Ferreiroa y Manuel Diéguez. Ellos presiden Fillos de Lalín y la Hermandad Gallega de Caracas.


LALÍN

La casa de Alfonso Méndez está llena de recuerdos en forma de fotos con la mayoría de los famosos que pasaron por el Hotel Hilton de Caracas. Desde El Rey Don Juan Carlos, a conocidos artistas como Julio Iglesias, Pavarotti, Luis Miguel, El Puma, Rafael, Celia Cruz, Antonio Cortés, Rocío Durcal o Massiel, deportistas como Pelé y políticos como Manuel Fraga, Xosé Cuiña, el propio alcalde de Lalín, Xosé Crespo y hasta el ahora contestado Hugo Chávez, presidente de Venezuela. Todos cuelgan de las paredes del ático que Méndez tiene en Caracas.Su historia está llena de recuerdos. Salió de Lalín y, tras un breve paso por Asturias, llegó a Venezuela hace 38 años. Tenía sólo 18 cuando dejó su casa en la comarca de Deza. No se queja. «A min foime ben na vida», explica. En sus seis primeros años en Caracas trabajó en los mejores restaurantes «moitas veces so por aprender distintos tipos de cociña» -añade-. Cuando llegó al Hilton ya se consideraba «un pequeniño maestro». Empezó de camarero, al poco le nombraron capitán y a los seis años ya era director de banquetes.Su experiencia es muy útil para los dezanos que viajan a Caracas. «Eu sempre me preocupo para que os traten ben, xa sexa no meu hotel ou onde eles estean», asegura.Otros de los cicerones que tiene la comarca de Deza en Caracas son Pablo Ferreiroa, presidente de la asociación Fillos de Lalín en la capital venezolana, y Manuel Diéguez, presidente de la Hermandad Gallega caraqueña y natural de Rodeiro.Diéguez Otero llegó en 1964 a Venezuela. Se fue de la parroquia de Camba por lo mismo que el resto «porque en Galicia non había as condicións necesarias para o traballo e para o progreso».Cuando llegó se encontro una Venezuela «dos teitos roxos» y hoy «pódese comprobar que Caracas creceu moitísimo».Pablo Ferreiroa nació en Erbo y lleva 41 años en Venezuela. Calcula que en Caracas viven 10.000 lalinenses, de los que más de 1.300 forman parte de la asociación que él preside. Hasta ahora, el mayor logro de la entidad había sido conseguir un seguro médico que es la envidia de la comunidad gallega, pero ahora es tajante: «para min, o mellor que fixen foi traer á Banda de Música de Lalín a Venezuela».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los hombres de Lalín en Caracas