El niño de los récords ya pide paso en la élite mundial

La semifinal del Masters 1.000 de Miami certifica una meteórica progresión con apenas 18 años del canadiense Félix Auger-Aliassime


Después de más de una década en la que el reloj del tenis masculino mundial parece detenido con el trío de leyendas formado por Federer, Nadal y Djokovic, al fin parece que sopla algo de aire fresco en el circuito ATP. El Masters 1.000 de Miami está siendo un ejemplo de ello, con cuatro jóvenes menores de 23 años colándose entre los ocho mejores del torneo. Es el caso de Denis Shapovalov, Frances Tiafoe, Borna Coric y, sobre todo, de Félix Auger-Aliassime (Montreal, 2000).

El canadiense, de padre togolés, que no cumplirá los 19 años hasta el mes de agosto, logró su clasificación para la semifinal, partiendo desde la previa, y eliminando a Casp Ruud, Marton Fucsovics, Hubert Huracz, Nikoloz Basilashvili y Borna Coric. En la penúltima ronda se medirá a Isner, pero aún perdiendo ya sabe que el lunes estará entre los 35 mejores del mundo (entre los 12 sumando solo los puntos de este año).

A pesar de ser un recién llegado, el nombre de Auger-Aliassime hace tiempo que suena como uno de los candidatos a suceder a los grandes. Con apenas 14 años ganó la Querétaro Cup y a partir de ese momento comenzó una hegemonía en categoría júnior que solo se atrevió a romper el australiano Álex de Miñaur en Wimbledon 2016. Con 16 años, comenzó a ganar torneos ITF y también ATP de segundo nivel (los Challenger Tour en Lyon y Sevilla), a los que sumó en el 2018 los Challenger de Lyon y Tashkent. Fue el primer jugador nacido en el 2000 en lograr un punto ATP y el séptimo más joven en ganar un Challenger (Nadal le supera por un mes). Hace unos meses, con la mayoría de edad recién cumplida, logró colarse en el cuadro final de su primer grand slam, el US Open, pero tuvo que retirarse por una taquicardia (fue el primer tenista del año 2000 en participar en un grande). El 2019 lo comenzó fuera el top 100 mundial y lanzó un serio aviso al plantarse en la final del torneo ATP 500 de Rio. Un subcampeonato al que hay que sumar el triunfo aplastante de la pasada semana en Indian Wells a un top ten como Tsitsipas (6-4 y 6-2), quedándose a las puertas de los octavos en un reñido encuentro con Nishioka (7-6, 4-6 y 6-7).

Esta semana, en Miami, Auger-Aliassime ya ha logrado batir otro récord de precocidad, al ser el más joven en alcanzar la semifinal de este torneo (el tercero más joven si sumamos todos los Masters 1.000, solo superado por Chang y Shapovalov). Además, es el cuarto jugador en la historia que consigue alcanzar la penúltima ronda de un torneo de este nivel partiendo desde la previa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El niño de los récords ya pide paso en la élite mundial