Zulema González: «Soy muy persuasiva»

La primera árbitra internacional gallega dice que, de pequeña, la amenazaban con retirarla del arbitraje si no se portaba bien


Cuando se produjo esta conversación, Zulema González (Ourense, 1992) estaba como unas castañuelas: le acababan de comunicar que dirigirá el próximo día 5 un encuentro entre España y Brasil: «¡Es un regalo de cumpleaños!». Seguramente es el producto de la determinación que ha guiado su carrera deportiva y que se aprecia en la seguridad con la que responde en esta entrevista.

-Es usted sobrina de un árbitro internacional y de otro que llegó a ser asistente de Segunda División. No pudo elegir su destino.

-Y también tengo un primo árbitro que ahora es asistente y a veces viene conmigo.

-En Navidad se cambiarán en la familia tarjetas... amarillas.

-Sí, ja, ja. Mi hermano me las ha pedido más de una vez.

-¿Cuál ha sido el mejor consejo que le han dado sus tíos?

-Que trate a los jugadores con el máximo respeto desde el minuto 1 y que disfrute con cada paso que dé en mi carrera.

-¿Cuántas veces pensó: «¿Para qué me metería yo en esto?»

-Más de una. Sobre todo en esos campos de Regional cuando te ves sola, llueve, la grada te insulta todo el tiempo... Entonces piensas: «¿Por qué no estaría yo en mi casa?». Pero hay muchos otros momentos que demuestran que sí vale la pena.

-Cuando está en el campo ¿escucha a la grada?

-Lo normal es no escuchar. Hay muchas cosas de las que estar pendiente. Para el asistente es más complicado porque a veces está a centímetros de la grada.

-Pasa el tiempo pero el árbitro sigue siendo mal visto por el aficionado.

-Es verdad, la sociedad sigue teniendo una imagen denigrante del árbitro cuando en realidad debería verlo como un deportista más.

-¿Siendo mujer es peor?

-Quizás es algo más difícil porque los insultos suelen ser más sexistas pero yo diría que el trato es malo para ambos. Pero pase lo que pase, sabes que el lunes tienes a todo el colectivo que te va a apoyar y te haces fuerte porque tienes a todos los demás detrás de tí. Ya llevo muchos años en esto.

-¿Qué edad tenía cuando empezó?

-12 años.

-¿Y no jugaba al fútbol?

-Sí. Y no se me daba mal según decían, pero tuve una pequeña lesión de tobillo que me permitía correr, pero no golpear. Así que me centré en el arbitraje.

-Y cuando se equivoca y sabe que se ha equivocado, ¿cómo lo lleva?

-Siempre queremos acertar. A nadie le gusta el error y a veces pasamos la noche mal. A veces el bajón te da durante el partido, pero hay que evitarlo porque no debes dejar que eso influya en el arbitraje.

-¿Alguna vez se ha encontrado fuera del campo con alguien que la incomodara mientras arbitraba?

-Alguna vez. Pero hay que estar por encima, porque la que estás trabajando eres tú.

-¿Le gustaría disponer del VAR?

-Sería muy cómodo poder descartar el error humano.

-¿Qué le dicen sus padres?

-Con mis padres bien, pero mi abuela, desde un día que nos quisieron agredir al trío arbitral, dijo que no me volvía a ir a ver.

-Crece la afición por el fútbol femenino. ¿Lo nota?

-El récord de público del otro día demuestra que en España se están dando pasos muy grandes en el fútbol femenino, que hay interés por parte de la gente. Yo creo que las jugadoras también lo hacen mejor.

-¿Y las árbitras?

-También. Tenemos mucha formación y un seguimiento exhaustivo para mejorar.

-¿Prefiere arbitrar chicas o chicos?

-Me gusta arbitrar un buen partido, que sean chicas o chicos me es indiferente.

-¿Hizo huelga el 8 M?

-No. Tuve que dar unas charlas.

-¿Va a arbitrar con amuletos?

-Uso el silbato con el que empecé. Y un llavero que tenía cuando jugaba a fútbol sala. Y cuando viajo llevo en la maleta un pato de goma y unas fotos de mi familia, de mi pareja y de mis perros.

-¿Siguió estudiando?

-Sí. Me gradué en Magisterio y en Psicología. Cuando puedo doy clase de inglés en actividades extraescolares en colegios de la Xunta.

-Por cierto, ¿de qué equipo es usted?

-Del del árbitro.

-¿Messi o Cristiano?

-Son distintos, Messi es talento y Cristiano, esfuerzo. Por eso me decantaría un poco más por Cristiano.

-¿La echaron de clase alguna vez en el colegio?

-Era bastante revoltosa, pero no me echaron nunca de clase. Mis padres me amenazaban con quitarme del arbitraje, ja, ja.

-Defínase en pocas palabras

-Soy muy persuasiva, inquieta y trabajadora.

-¿Y eso de Zulema? No es un nombre muy común.

-Mi padre lo vio en la tele y se pasó los meses de embarazo intentando convencer a mi madre.

-¿Tiene tatuajes?

-Por ahora, no. Pero pienso tatuarme un balón en el tobillo que me lesioné.

-Dígame una canción.

-Todos los días sale el sol, de Bongo Botrako..

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-La familia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Zulema González: «Soy muy persuasiva»