Federer, Djokovic y el hito de Emerson

Fernando Rey Tapias

DEPORTES

PAUL CROCK

El suizo y el serbio aspiran al séptimo título en Melbourne, lo nunca visto en un grande lleno de retos

13 ene 2019 . Actualizado a las 23:13 h.

Mucha gente pensará que, jugándose los otros tres grand slams en ciudades del nivel de Nueva York, Londres y París, Melbourne queda deslucida como sede del primer grande del año. Se equivocan, porque Melbourne es una ciudad multicultural, la más cosmopolita del continente, considerada como una de las más habitables del mundo y la capital cultural y deportiva de Australia. Entre sus 4 millones de habitantes, se encuentran ciudadanos nacidos en múltiples países, su vida nocturna es de las más activas del planeta y es sede habitual de exposiciones internacionales y de un gran número de variados eventos culturales. En el aspecto deportivo ha albergado unos Juegos Olímpicos, Mundiales de natación y polo, y una Copa Mundial de rugbi. Es el centro más importante del críquet y organiza anualmente un abierto de golf, la Melbourne Cup de hípica, una prueba de fórmula 1, un gran premio de motoGP...

SU IDIOSINCRASIA

El «major» más incierto. Al ser el primer torneo importante tras el descanso y la pretemporada, los jugadores llegan poco rodados y es difícil predecir su estado de forma. Ni siquiera los campeonatos anteriores sirven de referencia, ya que algunos los juegan como preparación, sin forzar para evitar lesiones, y los que ganan puede que sufran un desgaste excesivo. En Melbourne, llegan los partidos al mejor de 5 sets, en unas condiciones meteorológicas de mucho desgaste, por lo que la condición física, el tiempo en pista y la dureza de los partidos disputados son determinantes para alcanzar en buenas condiciones las rondas finales.

CAMBIOS

Súper «tie break» en el último set y cinco grados de riesgo por condiciones extremas. A partir de esta edición, en el quinto set en la prueba masculina, y en el tercero de la femenina, si se llega al empate a 6 juegos, el partido se resolverá por un super tie-break a 10 puntos. Además, en días de calor extremo, la organización manejará una escala de cinco grados atendiendo a la temperatura, humedad y viento. Cuando se alcance el cuarto grado, habrá un descanso de 10 minutos entre el segundo y el tercer set en la prueba femenina, y entre el tercero y el cuarto de la masculina; el quinto grado detendría el encuentro.