La revelación como termómetro

El nuevo Lugo intentará calibrarse ante un Alcorcón disparado


LUGO / LA VOZ

La idea de Monteagudo pasa hoy la prueba del algodón. El técnico manchego, que reemplazó a Javi López en el banquillo del Lugo a finales de octubre, ha conseguido un cambio en las sensaciones que ofrece el equipo sobre el césped. Contra Levante y Reus, los rojiblancos tuvieron más presencia en campo contrario, más ocasiones y otro ritmo. Esta tarde (16.00 horas), el Alcorcón visita el Ángel Carro para testar esa mejoría. Los de Cristóbal Parralo se han convertido en la revelación de la categoría tras un arranque fulgurante en las primeras jornadas.

«Es un equipo que viene con mucha confianza, tiene un delantero que lleva bastantes goles como Juan y es muy solidario: Trabajan juntos, defienden juntos y eso hace que en esta categoría encaje muy poquito gol, es el que menos encaja. Y luego, cada gol de ellos es casi, casi una victoria», analiza Alberto Monteagudo. A juicio del nuevo entrenador, «tenemos que llevar el partido a donde nos interesa, que es ser protagonistas nosotros, con máximo respeto hacia el Alcorcón» y cree que tienen que hacerlo porque «estamos en casa, tenemos una plantilla perfectamente capacitada para poder ganarles y vamos a intentar hacerlo».

Ya lo hicieron. El Lugo de Javi López se impuso al Alcorcón en Copa, aunque Monteagudo tiene claro que «va a ser un partido totalmente diferente. Sí que es cierto que nosotros queremos meter la intensidad de la primera parte de Reus, del Levante y ese fútbol de velocidad de circulación de balón», quiere llegar al área rival con muchos centros, como hasta ahora, «con mucha gente en el área, pero que la metamos».

Una idea que ha calado

Está convencido de que su idea ha calado entre la plantilla y así lo dice antes de medirse contra los amarillos. «Creo que les gusta, que quieren, aunque tengamos que alternar porque es muy difícil los 90 minutos hacer lo mismo. Yo veo cómodo al equipo sin balón, intentando buscar más arriba el robo, intentar tener al equipo en campo contrario, porque yo creo que ellos ven que atacan mucho más cerca de la portería», valora. Queda trabajo por hacer, a su juicio, para que se complete el trabajo de adaptación al cambio. Cree que lo principal pasa precisamente por «darle continuidad» a ese estilo de juego «los 90 minutos», «coincide que la segunda parte del Levante estamos un pelín peor y la segunda parte en Reus también bajamos un poco el nivel. Es cierto que es difícil y luego el olfato matador, en Segunda División el que se pone por delante tiene mucho ganado ya», argumenta.

«Ilusionado» por su debut en Segunda, una categoría que le había negado el paso tras muchos años llamando a la puerta, ahora Monteagudo tiene claro que «lo único que voy a hacer es intentar mirar hacia arriba y voy a hacerlo con el Lugo, que es el que me ha dado la oportunidad».

La dinámica del rival

El Alcorcón afronta el partido con la moral reforzada tras la victoria frente al Rayo Majadahonda (2-0) en el derbi madrileño que se saldó con un partido loco y que ha permitido a los de Parralo pasar la semana como tercero de la clasificación. El equipo madrileño ha completado un primer cuarto de temporada espectacular en cuanto a números con siete victorias en 12 partidos y 24 puntos sumados, solo dos menos que el líder, el Granada.

El apartado en el que más está destacando el equipo que dirige Cristóbal Parralo es el defensivo, con solo seis goles negativos en doce enfrentamientos y nueve de esa docena de encuentros sin recoger un balón de su portería. El duelo copero en el estadio lucense se resolvió en su día con un gol de Escriche en el descuento tras una jugada de estrategia (1-0).

Convencido de que pueden ganar ofreciendo un juego vistoso, Alberto Monteagudo tiene claro que es el equipo el que tiene que tirar de la grada y no al revés. Tras la buena sintonía que le dejaron los aficionados en el duelo contra el Levante, el manchego se muestra rotundo: «Si algo tiene que pasar es que el equipo enchufe a la afición, no puede la afición enchufar al equipo. Creo que el día del Levante lo conseguimos por la intensidad, la velocidad, porque un equipo de Primera División lo pusimos entre las cuerdas en la primera parte» y concluye diciendo que «ese el objetivo contra el Alcorcón. Si lo conseguimos, la gente se va a volcar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La revelación como termómetro