Baloncesto y negocio


El debut de LeBron James con los Lakers, la primera canasta, el primer mate, su primer triple doble... algún día llegará la primera victoria y quizá el momento en el que los Lakers puedan decir que por fin vuelven a los play off, de los que han estado apartados desde el 2013. La elección de LeBron no fue casual. El mejor jugador de la NBA decidió irse a la entidad, si se atiende a la combinación de historial deportivo y potencial económico, más importante de la mejor liga del mundo. Después de Nueva York, Los Ángeles concentra el mercado más potente de Estados Unidos, de ahí que la alianza entre LeBron y los Lakers responda a una lógica que se aleja de la pura esencia deportiva para entrar en el terreno del negocio. El tres veces campeón de la NBA cobrará 144 millones de euros en los próximos cuatro años en los Lakers. En Los Ángeles, las posibilidades de ingresos extra (45 millones el año pasado por patrocinios) se incrementan de manera sustancial, además de que allí tienen su sede buena parte de sus negocios extradeportivos. El impacto deportivo de LeBron no será desdeñable, como tampoco lo fue en su desembarco en Miami ni en su regreso a Cleveland, pero entraría en el terreno de lo sobrenatural que los Lakers, por más que mejoren su pobre balance de la campaña pasada, sean capaces de poner en apuros a los Warriors o a los Rockets. Aún así, con el fichaje de LeBron, la familia Buss (propietaria de los Lakers) cerró un gran negocio: los abonos para la temporada prácticamente duplicaron su precio (de 3.050 a 5.200 euros), las entradas lo han triplicado y la franquicia ha elevado considerablemente su valor, muy cerca ya de los 3.050 millones de euros. A punto de cumplir los 34 años, LeBron James parece más cerca de convertirse en uno de los deportistas más ricos de la historia que en el gran icono del baloncesto norteamericano, por más que los aficionados del Staples Center esperen la resurrección del showtime o el regreso de Shaq, o que la retórica presida los discursos, convenientemente filtrados, del nuevo líder de los Lakers: «Y si os caéis no os levantéis, esperad a que venga un hermano y os ayude». Así es, también, el baloncesto moderno. Ampuloso por fuera y dorado por dentro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Baloncesto y negocio