El fin de la gira europea


Monza, al norte de Milán, suele ser el fin de la temporada europea de la fórmula 1, siendo el circuito que ha estado ininterrumpidamente en el Mundial desde 1950. La pista tiene un trazado con varias chicanes pero, aún así, es uno de los más rápidos de la fórmula 1, donde los equipos suelen configurar los coches con alerones más simples y con muy poca carga. Gracias a ello, es el trazado en el que ya se había conseguido la vuelta con la velocidad media más alta, algo que había logrado en el año 2004 Juan Pablo Montoya, con 262,2 kilómetros por hora en su Williams V10.

Son ocho las carreras que faltan para saber quién será el vencedor del duelo de esta temporada y, a la postre, el que iguale a Fangio con cinco Mundiales: o Hamilton, o Vettel.

Tras la gran victoria del alemán en Spa la pasada semana, tiene una ocasión excelente en casa de Ferrari, donde logró su primera victoria de la fórmula 1 hace ahora diez años con Toro Rosso. Parece que Ferrari tiene la delantera en cuanto a rendimiento en esta última parte de la temporada, aunque como siempre decimos, hasta la bandera a cuadros todo es posible y matemáticamente es posible que se una algún otro piloto a esta lucha pero, salvo hecatombe, será muy complicado.

En el medio de la parrilla siguen los rumores de cambio de pilotos. Todo, por el probable salto de Stroll a Force India. Es algo que ocurrirá, pero no se sabe exactamente cuándo. Ese movimiento propiciaría varios cambios en la parrilla y podría traer de vuelta a un gran premio de fórmula 1 a Robert Kubica, tras una larga lucha desde su accidente de rali en el 2011.

La fórmula 1 siempre ha vivido de ciclos, equipos que, desde el medio de la parrilla pasan a la parte delantera, a luchar por Mundiales y después viven una época decadente. Y en esa parte del ciclo están tanto Williams como McLaren. Dos escuderías privadas de las más exitosas de la historia de la fórmula 1, pero que viven sus peores momentos. Quizás el menos esperado es el del equipo de Woking, McLaren, que siguen su particular descenso a los infiernos y que puede vivir uno de sus peores grandes premios en Monza. No han logrado evolucionar correctamente el monoplaza durante toda la temporada, y con el equipo pensando en el coche del 2019 no se verán, salvo algo inesperado, en la parte noble de la parrilla.

@JoseLuisAbadin es piloto gallego de fórmulas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El fin de la gira europea