Como una partida de ajedrez


En toda la historia de la fórmula 1 la estrategia siempre ha tenido una importancia tremenda, ha decidido muchas carreras. Muchos recordarán el tándem que formaban Ross Brawn y Michael Schumacher, y cómo lograban ganar a coches mucho más veloces gracias a esa lectura de las carreras y realizando paradas que nadie esperaba.

Ha cambiado un poco hoy en día, ya que no se reposta como en esa época, pero al tener diferentes compuestos de neumáticos, las carreras tienen un componente estratégico bestial, por lo que no tomar una decisión errónea puede marcar una carrera. Vimos en las dos primeras carreras como ha tenido bastante importancia, pero este fin de semana en China tendrá más, si cabe. Por primera vez esta temporada, los compuestos más rápidos de Pirelli sufren de una alta degradación, por lo que puede ser que los pilotos que acaben la qualifying más allá del 10.º puesto tengan una ventaja estratégica de cara a la carrera, lo que nos va a dar un Gran Premio bastante interesante.

El circuito del Gran Premio de China se caracteriza por la larga recta trasera, la más larga del Mundial. Los equipos con déficit de potencia lo van a notar, y mucho. Sin embargo, el resto del circuito alterna curvas muy aerodinámicas junto con muchos codos. La larga primera curva y la entrada a la recta de atrás hacen que la rueda delantera izquierda sufra mucho, por lo que va a ser una de las claves para la carrera. Por ello, aunque la crono nos dirá la posición en cuanto a velocidad pura, la carrera podrá cambiar radicalmente. Y si al final llueve en algún momento como en los libres, harán mucho más difícil de predecir lo que va a pasar. (Ojalá fuera así siempre).

Parece que Mercedes degrada un poco más que sus rivales, lo que podría marcar la carrera. Por otra parte, a Red Bull parece que le falta esa velocidad para poder explotar el buen monoplaza que tienen. McLaren debe arreglar el problema aerodinámico grave que tienen, de momento tendrán que seguir aprovechando los rebufos para conseguir la velocidad para la calificación. Luego, en carrera, ya funcionan mucho mejor. Sainz tiene que ponerse las pilas contra Hülkenberg, ya que junto con Vandoorne son los dos únicos pilotos que han perdido ambos duelos contra sus compañeros en calificación y carrera. Tiene diecinueve carreras para cambiar esto. Por último, Williams no tiene a los pilotos que debería para poder avanzar. Kubica debería correr ya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Como una partida de ajedrez