Los títulos, el éxito y el regreso

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Lucas Vázquez, Iago Aspas, Lucas Pérez, protagonistas del 2017 gallego

30 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El año del fútbol gallego al más alto nivel ha tenido tres frentes claramente diferenciados. El primero se refiere a la participación de un extremo de Curtis en una larga serie de títulos con la camiseta del Real Madrid. El segundo, encuadra la fenomenal campaña a nivel individual protagonizada por un delantero de Moaña. El tercero trata de un sufrido regreso: el de un coruñés al equipo de su casa. Lucas Vázquez, Iago Aspas y Lucas Pérez, han protagonizado, cada uno a su manera, el 2017.

El primero cierra estos doce meses con cinco conquistas que añadir a su currículo. No disputó la final de la Champions (segunda en su carrera vestido de blanco), pero participó en los dos duelos de semifinales frente al Atlético (en ambos salió desde el banquillo) y tuvo minutos en octavos y cuartos. En Liga alcanzó mayor protagonismo, llegando a contar para Zidane en 33 encuentros, doce de ellos en condición de titular. Acumuló 1385 minutos durante los que consiguió anotar un par de goles. En la Copa del Rey, el único título que se le escapó al conjunto madrileño, salió de inicio en tres citas y en otra más desde el banquillo. Disputó un cuarto de hora en la Supercopa de Europa contra el United y acaparó protagonismo en la versión española, completando el duelo de vuelta en el Bernabéu frente al Barça.

El último trofeo que ha sumado a su palmarés el de Curtis es el Mundial de Clubes, en el que salió al campo durante 22 minutos frente al Al Jazira y tuvo 17 en el choque definitivo, con el Gremio.

Reconocimientos a nivel grupal que no han coincidido con el mejor momento del extremo, quien ha ido perdiendo protagonismo con el transcurrir del año.

Todo lo contrario a lo que le ha sucedido a otro de los gallegos destacados en este 2017 que termina. Iago Aspas llega al desenlace en su mejor momento. Su última muesca coincidió con el derbi, hace solo una semana. En Riazor anotó dos goles que valieron el triunfo visitante, y elevaron a una docena sus tantos en la temporada actual (once de ellos, en Liga), pese a haber alcanzado apenas los 17 partidos.

Es el máximo anotador español en el año, con 28, contando los 26 firmados al servicio del conjunto celeste y los dos que marcó para el combinado nacional en Liechtenstein. Precisamente ha sido la selección dirigida por Lopetegui la que ha plasmado en forma de convocatorias el excepcional trabajo del delantero moañés, quien se cuenta entre los fijos de cara al mundial del próximo verano en Rusia.

A nivel de club, se ha erigido también en máximo referente del Celta tras su vuelta a casa en el 2015 procedente del Pizjuán, resultando imprescindible tanto para Berizzo como para Unzué.

Una condición de intocable que también ha alcanzado Lucas Pérez; este, en el Deportivo. Su último regreso, con culebrón incluido, supuso un triunfo para la entidad blanquiazul, que recuperaba a su estrella en calidad de cedido tras el fugaz paso por el Arsenal. Un tránsito londinense que ha lastrado sin embargo al atacante coruñés. La inactividad a las órdenes de Wenger ha pasado factura y Lucas ha invertido la primera mitad del campeonato en tratar de recuperar la forma que le encumbró hace dos campañas. Sigue en ello. El 2018 le espera.