El fútbol según la familia Álvarez

Julio juega en Segunda, Javi entrena en Tercera y el padre de ambos es directivo en Preferente

El fútbol según la familia Álvarez En casa de los Álvarez se habla de fútbol. Mucho. Y se discute. Julio es el capitan del Numancia, su hermano Javi entrena al Ordes en Tercera División y el padre de ambos, Pepe, acaba de hacerse cargo con un grupo de socios del Sporting Sada

El fútbol se vive en familia. Pero en unas más que en otras. Los Álvarez, por ejemplo, pueden presumir de disfrutar con todas las facetas del balompié: Pepe, el padre, es directivo del Sporting Sada, el hijo mayor -Javi- entrena al Ordes y el pequeño -Julio- es futbolista profesional en el Numancia. Tres formas de entender el deporte desde la coqueta villa marinera de Sada.

De los tres, el que ha llegado más lejos es Julio. Desde que finalizó su formación en la cantera del Real Madrid en el año 2001, acumula dieciséis temporadas consecutivas en el fútbol profesional. Cinco en Primera División y once en Segunda. Hace dos años fue nombrado mejor jugador de la categoría de plata, distintivo otorgado por la Liga de Fútbol Profesional. En la actualidad juega en el Numancia, aunque hay equipos como el Mallorca interesados en ficharlo.

«Soy el capitán del equipo y tengo una responsabilidad dentro del vestuario. No puedo andar pensando en esas cosas. Sabemos que el verano es largo y nunca se sabe a dónde te puede llevar el fútbol», apunta Julio, que hoy abandona Galicia después de pasar unos días de vacaciones junto a su familia. El pequeño de los Álvarez está conforme con el papel desarrollado por su equipo este año: «cumplimos el objetivo».

Su hermano Javi, que llegó a ser internacional con la selección española de fútbol playa, debutó esta última temporada en los banquillos. Su estreno no pudo ser mejor. Cogió en Tercera División a un Ordes con el que pocos contaban que se pudiera salvar y logró mantenerlo incluso por encima del peligro del arrastre. «Era un proyecto que estaba cogido con pinzas, que no se sabía con qué gente se iba a contar, y lo sacamos adelante, con altibajos, pero fuimos capaces de competir cada domingo», explica. El hermano de Julio no sabe aún qué hará la próxima temporada, pero hay un club de Primera División que ya se ha interesado por él para incorporarlo a su estructura de fútbol base. Aún así no descarta seguir en el Ordes si se solucionan los problemas económicos.

Por último, Pepe es el que lleva la labor más ingrata. «Junto a un grupo de socios acabamos de coger al Sporting Sada. El club estaba en una situación lamentable, quizás sin mala fe por la anterior directiva, pero no podíamos dejar que estuviera así de abandonado». Será el vicepresidente de este equipo que compite en Preferente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El fútbol según la familia Álvarez