Australia mide la tiranía de Djokovic

Solo un bajón del serbio abriría la pelea en Melbourne, donde Nadal insiste en un mensaje optimista


FERROL/ LA VOZ

Roger Federer inició la cuenta hasta sumar 17 grandes en Wimbledon 2003. Rafa Nadal reinventó el juego de tierra batida en Roland Garros 2005. Novak Djokovic estrenó su alternativa en Melbourne 2008. Y poco después Andy Murray completaba el club de los fab four del tenis actual, aunque a un nivel sensiblemente inferior. Pero todo aquello queda ahora muy lejos. En Melbourne figura a un lado Djokovic, y a otro el resto. Aunque no hubo un relevo generacional, sin jóvenes desafiantes entre los 20 primeros del ránking, cuando esta noche comience el Open de Australia (Eurosport, 01.00), todos dependen de un bajón del serbio. Si el jugador de Belgrado, número uno con el doble de puntos que cualquiera, no duda, solo les quedará aplaudir.

El primer grande del año arranca esta noche con la parte superior del cuadro. Es decir, con partidos de Novak Djokovic contra el coreano Hyeon Chung y Roger Federer frente al georgiano Nikoloz Basilashvili.

Nadal debutará en la segunda jornada de un torneo que solo ganó en el 2009. Todavía fresco el repaso que le infligió Djokovic en Doha, el mallorquín se empeña en transmitir un mensaje ilusionante y, al mismo tiempo, ser justo con su verdugo. «Uno trabaja para ser mejor. La final de Doha no me generó ninguna duda. Creo que no hice un partido malo, no cometí errores no forzados. Simplemente él estuvo un poco por encima de mí en cada faceta. Y cuando eso se repite en cada punto, el marcador acaba así», razona. «Está jugando muy bien y el partido contra mí jugó especialmente bien». E insiste en un optimismo al que le falta el refrendo definitivo de los resultados contra los cuatro o cinco mejores, entre los que ahora figura Stan Wawrinka, el hombre que al final frustró el Grand Slam de Djokovic con su título en Roland Garros, y el teórico rival de Nadal en los cuartos de Melbourne, antes de unas semifinales que se presupondrían contra Murray.

Lourdes, en el cuadro final

En Melbourne compite una vez más la pontevedresa Lourdes Domínguez, que juega a la una de la próxima madrugada un partido asequible frente a la alemana Anna-Lena Friedsam, número 83 del ránking mundial. La tenista gallega necesita hacer un buen papel en el Open de Australia para alimentar sus esperanzas de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La número 3 mundial, Garbiñe Muguruza, debutará mañana frente a la letona Anett Kontaveit y se podría cruzar en unos hipotéticos cuartos con la germana Angelique Kerber.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Australia mide la tiranía de Djokovic