Conchita Martínez, una capitana de consenso para la Copa Davis

Se espera que la decisión acabe con el divorcio entre federación y los grandes jugadores


redacción / La Voz

El runrún comenzó ayer a primeras horas de la mañana, cuando empezó a circular la posibilidad de que Conchita Martínez (Monzón, Huesca, 16 de abril de 1972) asumiese el vacío que había dejado la destitución de Gala León como capitán de la Copa Davis. El perfil cumplía las exigencias que los grandes jugadores habían puesto encima de la mesa cuando el presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), José Luis Escañuela -hoy inhabilitado-, designó a la madrileña al frente del equipo nacional, aquella decisión que acabó desatando un vendaval. Conchita Martínez, sin embargo, a diferencia de Gala León, dispone de experiencia como entrenadora -desde el 2013 ejerce como seleccionadora del equipo de Copa Federación- y guarda en su currículo una trayectoria deportiva extraordinaria, con una victoria en Wimbledon y dos finales de Grand Slam más. Se supone que este nombramiento servirá para que algunas de las raquetas más lustrosas del país se apunten a la eliminatoria de Copa Davis que España disputará en Rusia el día 17 de este mes y que se elimine, de ese modo, la sospecha de que el de Gala León era un problema de machismo.

Asimismo, diversas fuentes consultadas aseguran que la figura de Conchita Martínez es del agrado del Consejo Superior de Deportes (CSD), lo que significaría un acercamiento entre el presidente en funciones, Fernando Fernández-Ladreda -mano derecha de Escañuela y su vicepresidente primero y responsable económico-, y el organismo que preside Miguel Cardenal, quien suspendió a José Luis Escañuela por los expedientes sancionadores que tiene abiertos en el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) por negarse a facilitar toda la documentación para una auditoría de las cuentas de la federación -La Voz reveló que los libros mayores de la Fundación del Tenis Español reflejaban que dinero desviado desde la federación acababa en gastos superfluos, como abogados, viajes, otro sueldo para el propio Escañuela o 12.000 euros en caramelos sirvió para completar esta denuncia- y la designación de Gala León como capitana de la Copa Davis, ya que en el acta de la reunión de la junta directiva para tomar esta decisión falta la firma del secretario.

En cuanto al futuro de la federación, todo indica que las piezas empezarán a moverse a partir del 19 de julio cuando, en teoría, se hará efectiva la renuncia de José Luis Escañuela a seguir al frente del tenis español. A partir de entonces, los estatutos recogen que debería convocarse elecciones en el plazo de un mes. Unos comicios que probablemente volverían a celebrarse, en esta ocasión de forma ordinaria, después de los Juegos Olímpicos de Río.

Algunas federaciones territoriales comienzan a recelar del movimiento de acercamiento entre Fernández-Ladreda, una de las personas más cercanas a Escañuela y todo lo que entraña su gestión, y Miguel Cardenal. Temen que se aproveche algún resquicio legal para trata de mantener a Fernández-Ladreda en el cargo hasta después de Río. Algo que, dicen, daría la razón a Escañuela. Todo era por Gala León.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Conchita Martínez, una capitana de consenso para la Copa Davis