Al ritmo que marca el Madrid

Málaga acoge una edición de la copa en la que el equipo de Laso es la referencia


Redacción / La Voz

Todos contra el Real Madrid. O dicho de otra manera, la Copa del Rey que arranca hoy en Málaga tiene un claro favorito al título, un candidato que marcha invicto en la Liga, ganó la Supercopa y en Europa solo dobló la rodilla hace un par de semanas en la cancha del CSKA de Moscú. Pero la fiesta del baloncesto, uno de los torneos que mejor funcionan en el panorama del deporte español, no acostumbra a tener piedad con los favoritos ni con los anfitriones. Así ha sido tradicionalmente, aunque por la casi insultante superioridad que ha mostrado el Madrid de Pablo Laso a lo largo de toda la temporada todas las miradas conduzca inevitablemente a Sergio Rodríguez, Llull, Mirotic (mvp de la Liga tras el fichaje de Sekulic por el Fenerbahce), Reyes y compañía, los ejecutores sobre la cancha de un espectacular estilo de juego. Ya conquistó la Copa hace un par de años, en Barcelona, y desde entonces se ha convertido en el proyecto más atractivo del baloncesto europeo.

Precisamente, el Madrid será el encargado de abrir el torneo frente al Gran Canaria, que afronta su novena participación copera con ganas al menos de poner en apuros a la tropa de Pablo Laso, como ya hizo en el precedente liguero (70-75). El ganador de esta eliminatoria se enfrentará al vencedor del enfrentamiento entre Unicaja y CAI Zaragoza. La maldición del anfitrión -solo dos ganadores en treinta ediciones del torneo, CAI y Baskonia- sobrevuela sobre el equipo andaluz, un histórico del torneo que afronta su segunda participación en cinco años y que en las dos ocasiones que organizó el torneo quedó apeado a las primeras de cambio.

En la otra parte del cuadro, el Barcelona, ganador las dos veces que la Copa se ha disputado en Málaga (2001 y 2007), no aterriza como favorito pese a que ha tocado la gloria en tres de las cuatro últimas ediciones del torneo. Seis derrotas en la Liga, incluida la última el pasado domingo frente a su posible rival en semifinales, el Valencia, alimentan las dudas de uno de los dos equipos más laureados de la historia, empatado a 23 títulos con el Real Madrid. Sin embargo, la experiencia de hombres como Navarro, el poderío de Tomic y las victorias en las difíciles canchas de Olympiacos o Panathinaikos reafirman la candidatura azulgrana, que, sobre el papel, tendrá un debut cómodo ante un Tenerife que ha sufrido la inesperada pérdida de su máxima estrella, Sekulic, ahora en Turquía.

Por último, la eliminatoria más igualada es la que disputarán el Valencia Basket y el Laboral Kutxa, aunque más por historia y plantilla que por momento de juego, ya que el conjunto valenciano solo ha perdido dos partidos en la Liga y llega eufórico, mientras que el Baskonia sufrió como nunca para meterse en la Copa. De hecho, el Valencia ya ganó en Vitoria esta campaña (78-79) con un palmeo de Doellmann, uno de los jugadores a seguir en esta edición. Subcampeón el año pasado frente al Barça, el equipo de Perasovic busca un título para confirmar su excepcional temporada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Al ritmo que marca el Madrid