Poderío «chilindrín» en Ferrol

Mari Luz Iglesias y Álex González, del CR Celeiro, lograron el título gallego de remoergómetro y Martín Rego también se clasificó para el Nacional


VIVEIRO / LA VOZ

Dos medallas de oro y tres billetes para el Nacional. Con tan preciado botín regresó el Club de Remo Celeiro del Campeonato Gallego de Remoergómetro, disputado el fin de semana en el pabellón ferrolano de A Malata con la participación de unos 600 deportistas. Álex González y Mari Luz Iglesias abanderaron el poderío chilindrín con sendos títulos, mientras que Martín Rego se quedó a un palmo del podio pero también abrió las puertas del campeonato de España que se celebrará ya este sábado en el pabellón de Tomares, en Sevilla.

Álex González renovó corona en la categoría de remo adaptado. Con un tiempo de 4 minutos, 19 segundos y 9 décimas, el representante celeirense superó en casi 9 segundos al aspirante de Samertolameu de Meira y subió al primer cajón del podio por segundo año consecutivo.

Mari Luz Iglesias, por su parte, se colgó su primera medalla de oro luciéndose entre las participantes veteranas, y en la misma categoría destacó Martín Rego, que se quedó a solo un segundo del tercer clasificado.

Categorías inferiores

La delegación de Celeiro en Ferrol la completaron las promesas. El grupo juvenil formado por Cristian Giz, Marcos Santiago, Víctor Costa y Alejandro Piñón acabó quinto en la clasificación por equipos, mientras que en el apartado individual, Piñón fue decimocuarto y Víctor Costa terminó en el puesto 24 justo por delante de su compañero Cristian.

En la categoría alevín, el mejor resultado lo cosechó Hugo Timiraos, que obtuvo la quinta plaza, Hugo Canoura fue vigésimo segundo y las dos representantes femeninas acabaron entre las 20 primeras: Elena Fernández, decimosexta; y Laura Ventura, decimonovena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Poderío «chilindrín» en Ferrol