La conexión lucense de Thiago Alcántara y Rodrigo

La selección gallega con Thiago, Rodrigo, Víctor Bouza y Morenín
La selección gallega con Thiago, Rodrigo, Víctor Bouza y Morenín

Lugo / La Voz

El pasado vigués de dos de los jugadores de moda del fútbol nacional, los primos e internacionales sub 21 Thiago Alcántara y Rodrigo (que acaban de proclamarse campeones de Europa con España), está sobradamente reconocido. Lo que quizás no lo esté tanto es su conexión con Lugo. Y la hay. Ambos, quedaron subcampeones de España de fútbol sala en una selección infantil que dirigía el hoy segundo entrenador del Azkar, Gonzalo Iglesias, Morenín.

Un pasado de fútbol sala tras dos perlas del balompié 11. «Es una de mis mayores discusiones que tuve, cuando estaba en la cantera del Ourense, porque siempre he sido partidario de que ambos deportes se pueden compatibilizar cuando se empieza», destaca Morenín. Un detalle, este, que no se le escapaba al padre de Thiago, Mazinho, y ambos jugadores, Thiago y Rodrigo, lo compatibilizaban.

«Thiago marcaba diferencias. Tenía muchísima calidad ya entonces. No necesitaba bajar la cabeza para saber donde estaba el balón. Era bajito, pero dominaba las dos piernas, y era explosivo, rápido. Rodrigo no destacaba aún tanto, era más peleón, y no solía entrar en el cinco de inicio. Era trabajador», recuerda Morenín.

Gol fallado

En aquella selección, que se jugaba en Mérida el campeonato de España había otro lucense más, Víctor Bouza, hoy pieza clave en el Emevé, pues al final elegiría el deporte familiar, y no el fútbol sala. «Eran dos grupos, y en el último partido con Andalucía se nos escapó el título -recuerda Morenín-. No nos valía el empate por los resultados que habíamos tenido. A falta de cinco segundos para el final, Thiago tuvo una ocasión, y a puerta vacía, le pegó mal, y la falló. Era el gol que nos daba el campeonato». Un resultado que provocaría el llanto generalizado en el vestuario, salvo en un jugador. «Thiago estaba serio, pero no lloraba, lo recuerdo perfectamente», dice Morenín.

A aquel equipo no le perdió ojo Mazinho, repasa el técnico: «Venía a vernos con Mauro Silva, y nunca puso ninguna pega. Veía a su hijo, como uno más».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La conexión lucense de Thiago Alcántara y Rodrigo