El anfitrión es el gran rival

El Bidasoa Irún, organizador de la fase de ascenso a Asobal, se perfila como favorito


Pontevedra / La Voz

Después de superar todas las expectativas clasificándose para el play off, en una temporada en la que el objetivo era lograr la permanencia, el Teucro aspira ahora a completar la gesta logrando el ascenso a la Liga Asobal.

Los de Javier Barrios afrontan el reto con la ilusión como bandera, aún siendo conscientes de la dificultad de la empresa. A favor de los pontevedreses juega el factor de haber logrado ganar a sus tres adversarios en la presente temporada: al Bidasoa Irún a domicilio (26-30, jornada 9), y a los otros dos en el Municipal (27-25 al Alcobendas en la jornada 11 y 24-21 al Ángel Ximénez-Puente Genil en la 21). Pero también han sufrido en sus carnes la derrota ante irundarras y ponteses cerrando la liga con un empate en Alcobendas, único equipo de los tres que no ha podido doblegar a los teucristas.

Así las cosas, los azules se presentarán en el play off con la certeza de ser capaces de vencer a cualquiera de sus rivales. Pero todo apunta a que el gran escollo para hacer realidad el sueño del ascenso será el Bidasoa Irún. Su condición de anfitrión de la fase le otorga una ligera ventaja. Y además, los de Fernando Bolea llegan en su mejor momento, tras ganar los ocho últimos duelos ligueros, incluyendo todo los enfrentamientos directos.

El resurgir de un histórico

La historia reciente de Bidasoa Irún y Teucro muestra ciertos paralelismos. El equipo vasco fue una de las sensaciones del balonmano español en los noventa, en los que acumuló numerosos títulos e incluso llegó a proclamarse campeón de Europa. Sin embargo, con el nuevo milenio llegó el declive a un club que descendió a la División de Honor Plata en el 2007.

Desde entonces, el conjunto irundarra ha comenzado su rearme apostando por la cantera y jugadores de la zona, que hoy forman la columna vertebral del equipo. El maño Fernando Bolea, exjugador del club, asumió este año la dirección, conformando una plantilla corta pero que cuenta con el apoyo de jugadores del filial como Ruiz, Satrústegi o Villamía, una fórmula que también está dando buenos resultados a orillas del Lérez.

Apoyados por su afición, los irundarras se perfilan como favoritos en la semifinal ante el Teucro. Pero los azules, que sueñan con el regreso a Asobal, no están dispuestos a entregarse fácilmente, por lo que se espera un duelo intenso entre dos históricos del balonmano nacional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El anfitrión es el gran rival