El Pantín Classic celebra sus bodas de plata

La prueba de surf se celebrará del 12 al 17 de septiembre


Ferrol

El Cabreiroá Pantín Classic celebra en septiembre sus bodas de plata y hoy, a menos de un mes para que los surfistas compitan en sus olas, los protagonistas de su primera edición, en 1988, se reunieron para compartir recuerdos de aquella cita que el paso del tiempo ha convertido en un referente y que poco tiene que ver con sus orígenes.

Han pasado 25 años y la playa de Pantín, en Valdoviño, sigue siendo una de las preferidas para los amantes del surf, que podrán disfrutar del 12 al 17 de septiembre del Campeonato del Mundo.

La organización del evento reunió en el Aquarium Finisterrae de A Coruña a Jorge Imbert y Fernando Adarraga, finalistas de la primera edición, y a Vicente Irisarri, uno de sus más perseverantes impulsores, que se reencontraron para revivir aquellos días de 1988 junto a Juan Paz, de Cabreiroá.

Paz inauguró la ronda de intervenciones para transmitir la vinculación de la marca con este deporte que «transmite valores de vida saludable y de respeto al medio ambiente».

Vicente Irisarri, exalcalde de Ferrol, reconoció que fueron «un poco presuntuosos al ponerle el adjetivo Classic a la primera edición».

«Pero aquí estamos... y las olas nos han facilitado llegar hasta aquí», dijo antes de añadir que, posteriormente, «otras personas han sabido tomar el testigo con el mismo entusiasmo», en referencia a Marcos Rodríguez, actual director del Cabreiroá Pantín Classic.

Imbert y Adarraga son dos de los cuatro surfistas que lucharon por el triunfo hace 25 años, cuando la playa de Pantín era un lugar a donde muy pocos sabían llegar.

Imbert era en aquel momento cinco veces Campeón de España y acudía a Pantín cada verano desde el País Vasco para disfrutar de sus olas sin saber que se proclamaría campeón de la primera edición.

«La primera edición fue muy divertida. Estaba de paso por Galicia y decidí participar aquí cuando nos encontramos con Vicente Irisarri y todo el equipo. La verdad es que no sé cómo conseguí entrar en el agua después de aquella comilona», recordó.

«Para mi lo más importante fue participar junto a Jorge Imbert.

Era maravilloso», añadió Fernando Adarraga, quien señaló que para él «era un auténtico privilegio competir junto a un Campeón de España en Pantín, una playa a la que solía venir a menudo» y a la que entonces, recordó, se llegaba «por un camino de tierra porque ni siquiera había carretera».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El Pantín Classic celebra sus bodas de plata