A Ricky Rubio le falla la puntería

Ha aceptado el reto de emigrar a la NBA pese a que acaba de firmar su campaña más discreta en la ACB, sobre todo en el plano anotador


redacción / la voz

Dentro de unos meses se convertirá en el décimo jugador español en debutar en la NBA. Ricky Rubio (El Masnou, 21 de octubre de 1990) no añadirá a sus récord de precocidad el de ser el más joven español en tomar parte en la mejor Liga del mundo -Sergio Rodríguez lo hizo con apenas 20 años y tres meses-, pero sí será probablemente uno de los debuts que más debates generen hasta su llegada. Sus problemas para anotar y sus bajos porcentajes de acierto en una última campaña en la que, a pesar de ser campeón de la ACB, perdió la titularidad con Víctor Sada en los ocho partidos que el Barcelona disputó en el play off.

¿Qué le ha pasado a la progresión del niño prodigio del baloncesto europeo? De la mano de Aíto García, seis días antes de cumplir los 15 años se convirtió en el jugador más joven en debutar en la ACB, medio año después firmó una exhibición que figura en la leyenda del baloncesto europeo, cuando en la final del Eurobasket cadete lideró el triunfo de España frente a Rusia al anotar 51 puntos, capturar 24 rebotes, dar 12 asistencias y recuperar 7 balones; además de anotar un triple desde el centro de la pista que forzó la prórroga.

La perla del Joventut, con 17 años (2007-08) lideró el ránking de la ACB de recuperaciones y fue el segundo mejor pasador, conquistó la ULEB y brilló en un partido para el recuerdo : la final olímpica entre España y Estados Unidos. Nunca fue un excelso anotador, pero a partir de ser elegido por los Minnesota Timberwolves (junio del 2009) en la quinta posición del draft y aceptar la oferta del Barcelona -invirtió 3,7 millones de euros en su fichaje, el mayor desembolso del baloncesto español- su lanzamiento exterior comenzó a estar cada vez bajo sospecha. De hecho se puso en manos de Jarinn Akana, un especialista que ha colaborado con unas cuantas figuras de la NBA y con varios equipos.

Aún así, Ricky Rubio pasó de los 10 puntos de promedio en sus dos últimas campañas con el Joventut a 6,4 en la primera en el Barcelona y a 4,7 en la que acaba de finalizar. Su puntería en el lanzamiento exterior también ha ido empeorando, con su punto más bajo en la actual campaña, en la que se ha quedado en un 36% en los tiros de dos y en un 25% en los de tres, en ambos apartados el más bajo desde su irrupción en el baloncesto español.

«No ha sido mi mejor temporada, pero no me voy a la NBA por eso», reconocía el viernes pasado, cuando anunciaba que su carrera seguiría en estados Unidos. Quizá porque confía en que sus modificaciones en la mecánica de tiro acabarán por darle resultado o porque en Europa ya ha conquistado todos los títulos. En cualquier caso, aparenta la fortaleza mental de siempre y conserva el talento como pasador y defensor que mostró desde su debut, con 14 años. Ahora, solo tiene 20.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

A Ricky Rubio le falla la puntería