Wembley invita al espectáculo

Ignacio Tylko LONDRES / COLPISA

DEPORTES

La final de Champions enfrenta a los dos equipos protagonistas del arranque del siglo XXI

28 may 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Con permiso quizá del Real Madrid, el elegante Barça y el pragmático Manchester United protagonizan hoy en Wembley la final perfecta de la Champions, la gran revancha del duelo que hace dos años libraron en el Olímpico de Roma con un cómodo triunfo culé gracias a Eto?o y Messi. El principiante Pep Guardiola dio una clase magistral al curtido sir Alex Ferguson, convencido de que los diablos rojos aprendieron para siempre la lección de la «máxima concentración».

Los recientes campeones de la Premier han diseñado varias fórmulas para poder frenar a Messi, el matador del torneo con 11 goles, a solo uno del récord absoluto de Van Nistelrooy, logrado precisamente con el United en el 2003. Puede escribirse un tratado de cómo parar al mejor jugador del mundo y recurrir a los técnicos más prestigiosos, pero no existen antídotos para la improvisación. Técnicos como Juan Manuel Lillo aseguran que si Messi engancha el balón por detrás de Carrick, el mediocentro, y encara a Ferdinand y Vidic, los típicos centrales idolatrados en las islas pero lentos para los artistas del gambeteo, los de Old Trafford temblarán.

El Barça es el amo del balón, pero esa arma ya no le preocupa tanto al ManU. Hace dos años, con Cristiano en la cima, sufría si no gobernaba los partidos. Ahora, es feliz a la espera de algún error del rival, un robo y un contraataque. Tienen puñales por banda, el del ecuatoriano Valencia especialmente afilado, y delanteros variados, versátiles y rapidísimos. Basta decir que Berbatov y Owen, todo un Balón de Oro, apenas cuentan.