En Londres con el traje de Roma

La ausencia de Cristiano es el único cambio en el Manchester respecto al equipo que perdió la final del 2009 ante un Barça que sí ha alterado su once


redacción / la voz

«No somos el mejor equipo de la historia del Barça, pero hemos firmado la mejor temporada». El tiempo, los trofeos y el fútbol han desmentido la primera muestra de la ya sobada humildad de Guardiola. Dos años después, el técnico hace flashback para volver a medirse al Manchester United en una final de Liga de Campeones. Salió de Roma camino del récord de los seis títulos en una sola campaña y aterriza en Londres para confirmar a los azulgrana como el conjunto de referencia en el arranque del siglo XXI.

En los once años transcurridos, solo su rival del sábado ha tenido tanta trascendencia como los culés en el gran torneo continental, y unos y otros dominan en ese plazo el palmarés de sus respectivas ligas, las más importantes del mundo. El déjà vu en los diablos rojos será casi completo: solo la fuga de Cristiano (precisamente tras su discreto papel en la cita del Estadio Olímpico) impide a Ferguson alistar en Wembley el mismo once que empleó en Italia.

El traspaso del portugués ha mermado los recursos individuales del equipo inglés, pero ha acrecentado el juego colectivo, acentuando la relevancia de un futbolista eterno como Giggs, protagonista en los cruces con el Chelsea y el Schalke. Eliminatorias en las que el entrenador escocés utilizó casi a los mismos hombres utilizados en la final del 2009. Solo varió la presencia del Chicharito por Cristiano y las de Fabio y Valencia o Nani en lugar de O?Shea y Anderson. Estos últimos siguen en el Manchester y el brasileño podría jugar el sábado si Ferguson opta por una versión defensiva.

Los campeones de la Premier apenas han alterado su esquema en los últimos dos años, mientras que las piezas han envejecido. Van der Sar ha cumplido los 40, Giggs 37, y Vidic, Ferdinand, Evra, Carrick y Park han alcanzado la treintena. Las lesiones han frenado la progresión de los exuberantes Nani y Valencia, llamados a llenar el hueco de Cristiano. Solo la llegada de Chicharito y la irrupción de los gemelos Fabio y Rafael (singular reemplazo de los también gemelos Neville) ha rejuvenecido la plantilla.

Y mientras el United ha frenado su crecimiento, el Barça ha intensificado el suyo. Los números de Villa no difieren de los de Eto?o y el protagonismo de Pedro ha hecho olvidar al irregular Henry. El trivote, tejedor de éxitos en los del Camp Nou, sigue inalterable, pero solo Xavi supera los 30 años. Iniesta ha dado un Mundial a España y Busquets ha acumulado galones en su club y en la selección.

En defensa, Guardiola contará con Alves, sancionado en la final del 2009, y es muy probable que vuelva a usar a un centrocampista como central. Entonces fue Touré y ahora es Mascherano el que obligará a Puyol y a Abidal a un duelo por el lateral izquierdo. Todo coronado por Messi, que ha encontrado dos balones de oro en el camino entre Roma y Londres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

En Londres con el traje de Roma