Cadel Evans asesta el primer golpe

B. Urraburu / Agencias

DEPORTES

09 jul 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Alejandro Valverde no llegó con muy buena cara a la meta de Cholet. La contrarreloj fue su primer trago amargo en este Tour. Los tiempos intermedios del murciano reflejaban una cierta inconsistencia, una forma de rodar que no era la misma que había mostrado en la Dauphiné. No terminó de encontrarse a gusto en ningún momento del recorrido. Perder en 29,5 kilómetros 1 minuto y 7 segundos con respecto a Cadel Evans (Lotto) es un tiempo importante. Y un golpe psicológico. Pero más sorprendente todavía fue la victoria aplastante de Stefan Schumacher (Gerolsteiner), un buen corredor, pero no un especialista en la lucha contra el reloj. Schumacher pulverizó los registros, completó el recorrido en 35 minutos y 44 segundos, y se enfundó el maillot amarillo.

Si la etapa de ayer sirvió a los ilustres para tomar posiciones en la general, Valverde perdió algunos enteros. Dos de sus compañeros del Caisse d'Epargne firmaron mejores tiempos. Iván Gutiérrez acabó a 50 segundos de Schumacher. Y el gallego Óscar Pereiro finalizó a 1 min y 28 segundos del ganador.

De entre los favoritos al podio, Carlos Sastre (CSC) perdió menos tiempo que en otras ocasiones (1 minuto y 43 segundos). Denis Menchov (Rabobank) realizó una buena crono y recuperó parte de los 45 segundos que había perdido.