«Voces»: La forja de un autor

Ángel Gómez Hernández debuta con un filme de terror con buenas cualidades, desde las interpretaciones y los diálogos a la fotografía y el ritmo


Hay debutantes que prefieren la comedia para forjar su incursión en la pantalla grande y a cambio suele salirles un insípido encadenado de chistes porque el gag requiere de don y también de un oficio que no tienen. Pero los hay que van directos al desafío y eligen el terror, género de alto riesgo en donde te puedes quedar frito, a no ser que confíes en tus posibilidades, te curtas antes en el cortometraje y -cabe suponer, lo desconozco en el caso de Ángel Gómez Hernández- devoras con fruición a referentes oportunos para saber de qué va esa guerra y entender que hacer una de miedo y suspense no es igual que una de sustos, que de esas vamos sobrados. Por alguna razón digna de estudio, el cine español está labrando bien este terreno, véase, entre otros, Amenábar, De la Iglesia, Bayona, Balagueró, Plaza, Cortés, Paulo, Sergio G. Sánchez y más recientemente Alberto Pintó con Malasaña 32. Con Voces se suma otro autor a seguir en el futuro. No hay novedad en el asunto, pero su factura se aproxima a lo brillante. Sus planos, sus escenas, su savoir faire desprenden aroma de cine.

Coincide la crítica en sus referencias al cine de los años ochenta, una década feliz para el terror hasta que el gore y la farsa, claramente palomiteras, le restaron brillo. Se jugaba con las emociones más profundas, con el alma recóndita y su lado oscuro. Administrando la truculencia en dosis contenidas para que lo inverosímil no resultara un trágala cuya primera consecuencia te hacía desconectar de la pantalla. La muerte de un crío provoca una crisis familiar y el padre se obstina en que escucha voces del pequeño. Recurre a un experto en psicofonías y fenómenos paranormales para llevarnos en la segunda parte por los senderos de la siniestra Santa Inquisición del XV al XVII, con lo cual el guion prescinde de Lucifer y acólitos, de modo que, sin ser el colmo de la originalidad, aparece desprovisto de efectismos y postureos, reforzada por una cuidada fotografía, una buena dirección de actores, unos diálogos decentes y una óptima dirección de arte. Va bien de ritmo e incluso luce un cierre convincente.

«VOCES»

España, 2020.

Director: Ángel Gómez Hernández.

Intérpretes: Rodolfo Sancho, Ramón Barea, Ana Fernández, Nerea Barros, Belén Farra, Lucas de Blas, Álvaro Panadero, Rubén Corvo.

Terror.

97 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Voces»: La forja de un autor