Los libros infantiles sirven para imaginar un mundo mejor, según Barry Cunningham

El editor de «Harry Potter y la piedra filosofal» ha dado una conferencia virtual en el IV Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil


Redacción

«Los libros infantiles estimulan la imaginación» y ayudan a los niños a entender el mundo de hoy y el del futuro. Así lo considera Barry Cunningham, el editor que publicó en 1997 «Harry Potter y la piedra filosofal» y que este miércoles ha protagonizado el primer día del IV Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil.

El evento, que se debería de haber celebrado en Toledo, ha sido modificado por la pandemia del coronavirus para realizarse de manera virtual tanto en la página web del congreso como en su canal de YouTube. Desde estas plataformas, Cunningham ha ofrecido una conferencia ataviado con uno de los gorros que luce en esta saga Albus Dumbledore, el director del Colegio Hogwarts, según informó Efe.

Durante su intervención, el editor británico ha abordado la importancia de la lectura para niños y jóvenes, aunque ha querido comenzar sus palabras lamentando que debido a estas «tristes y trágicas circunstancias» no haya podido acudir a este congreso, cuya versión presencial se ha pospuesto hasta 2021.

Según Cunningham, los mundos de los libros infantiles «estimulan la imaginación» y esa, ha incidido, es una «parte importante para entender el mundo en el que estamos viviendo». Pero, señaló, también ayudan a imaginar lo posible, a ver «el mundo que vendrá en el futuro».

Asimismo, el editor manifestó que en estas historias también se muestran «peligros, miedos, cómo afrontar amenazas, violencia, tragedias, intimidaciones». «Todo eso es una parte enorme de la literatura infantil (...) muchas veces creo que es la parte más importante de los libros para niños», observó Cunningham.

«Los libros para niños no solo nos guían hacia mundos futuros, sino que nos ayudan a encarar los peligros que esos mundos pueden traernos», ha afirmado.

En cuanto a Harry Potter, destacó la necesidad para los niños y jóvenes de imaginar un mundo «más allá del yo», un «lugar maravilloso» al que se llega «a través de un agujero, por la parte trasera de un armario o con un tren que desaparece en un misterioso andén».

«No les estamos dejando a nuestros niños el mejor mundo para heredar», por lo que en los libros hay una «oportunidad fantástica» para enseñarles que puede haber «un mundo mejor», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los libros infantiles sirven para imaginar un mundo mejor, según Barry Cunningham