Las bibliotecas se reactivan

Los centros inician un proceso progresivo para recuperar su actividad habitual

Bibliotecas gallegas como la Ánxel Casal de Santiago recuperan progresivamente la normalidad
Bibliotecas gallegas como la Ánxel Casal de Santiago recuperan progresivamente la normalidad

Redacción

Las bibliotecas dependientes de la Xunta iniciaron ayer un progresivo proceso que las devuelva a su funcionamiento habitual. El confinamiento ha aumentado la demanda de títulos electrónicos —la plataforma GaliciaLe ha pasado de 15.000 a 41.500 préstamos—, pero no ha sido obstáculo para revalidar la fascinación que ejerce la letra impresa, y este lunes ya se presentaron en estos centros los primeros usuarios para retomar su relación con las bibliotecas y los libros físicos.

De los títulos con mayor demanda en la coruñesa González Garcés ya han encargado más ejemplares, como, por ejemplo, la última obra de Arturo Pérez-Reverte. Como no se puede consultar el catálogo ni hay acceso a los fondos, es el personal el encargado de localizar el título en cuestión y citar al usuario en una hora convenida. También en la de Ourense se conciertan las citas para recoger el libro solicitado, que se devuelve en una especie de cajero. Un proceso que comenzará hoy en la de Lugo, después de que se incorporase ayer el personal. Una vez el ejemplar regresa a la biblioteca, permanece en una cuarentena de 14 días.

La dama del lago y As embarcacións tradicionais de Galicia fueron las primeras peticiones de préstamos que recibió la biblioteca Ánxel Casal de Santiago en su regreso a la actividad. Después de dedicar las primeras horas de la mañana a establecer los protocolos y diferentes medidas de seguridad, reabrió sus puertas al público este lunes pasado el mediodía. Entre los usuarios de la biblioteca que se acercaron ya antes de reanudarse la atención estaba Luis Campos, que buscaba nuevas lecturas para el y su mujer, sobre todo, de suspense y género policíaco: «Estaba pendiente de la apertura para saber cómo hay que hacer», explicaba, apuntando que desde la puesta en marcha de la biblioteca acude asiduamente y por eso la echó de menos durante el confinamiento. «Hai moitas ganas de que reabran, xa se botaba en falta», asegura Rocío, que ayer pasó a devolver unos libros que tenía desde finales de febrero y buscando información.

El director de la biblioteca pública compostelana, Jesús Torres, explicó que, de momento, solo está activo el servicio de préstamo, que será con cita previa, bien a través de un formulario web o del teléfono 881 999 420. «Unha vez teñamos listos os libros pedidos chamaremos por teléfono», aseguró, apuntando que ayer fue jornada, principalmente, de devolución, «temos preto de 6.000 pendentes de devolución». Eso sí, apuntó que no es necesario que los que tengan ejemplares se apuren, porque se prorrogó hasta el 11 de junio el plazo.. Estos libros que retornan son sometidos a una cuarentena de 14 días antes de volver a prestarlos. En esta primera fase de apertura ofrecerán un servicio de información, que tanto presencial como en el teléfono 881 999 401 y a través de la web.

También la biblioteca Juan Compañel de Vigo comparte los mismos protocolos de seguridad. El préstamo deberá solicitarse por teléfono o Internet para concertar la cita previa, así como en el mostrador de información. Los libros que no son susceptibles de préstamo a domicilio se podrán leer y consultar en la sala de fondos, pero el centro de momento no reanuda las actividades culturales presenciales: al igual que los demás, este tipo de iniciativas se desarrollan en la web y las redes sociales.

Para este martes está previsto que inicien un proceso similar los museos dependientes de la Xunta, ya que los lunes se su tradicional día de descanso. Por su parte, los archivos mantienen su actividad telemática: la atención presencial es solo para casos imprescindibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las bibliotecas se reactivan