«Historia de un matrimonio»: La desastrosa ternura de los «millennials»

Baumbach firma una pequeña gran película, de guion y diálogos brillantes, apoyada sobre un reparto interpretativo que debería aspirar al Óscar


Entramos a una minúscula sala para espectadores enterados -a la que llamamos, cariñosamente, el búnker-, cargados de prejuicios. Esperábamos un cruce posmoderno de Secretos de un matrimonio con Kramer contra Kramer, pensado para explicarles los tormentos de la pareja a los millennials. Y nos encontramos una maravillosa comedia dramática, agridulce y honrada.

De Noah Baumbach conocemos toda su filmografía e incluso hemos comentado algunas de sus películas en este periódico -es el caso de Mistress América, Margot y la boda o Una historia de Brooklyn- y lo que nos propone siempre es un valor seguro. Son historias, de poso autobiográfico, sobre las relaciones de pareja, las llamadas familias disfuncionales y la búsqueda de la identidad. Algo así como Woody Allen, Bergman, Eric Rohmer y la vida cotidiana.

Baumbach consigue aquí su mejor película, hecha alrededor de la relación y divorcio con la actriz Jennifer Jason Leigh y aderezada con la experiencia juvenil vivida durante la separación de sus padres, dos célebres críticos de cine del Village Voice y de Variety.

La película está llena de ternura y comprensión hacia sus personajes, un director teatral de vanguardia y una actriz a la que la sombra de su marido ha mantenido siempre en un segundo plano. El guion y los diálogos brillan, iluminados por la inteligencia, la sensibilidad y un agudo sentido de la observación. Y la puesta en escena es maestra, con largos planos secuencia, acudiendo a los close up para tocar, sin pudor, el alma de los actores. Pues las encarnaciones son mayúsculas. Scarlett Johansson -tras un largo interludio de heroína de acción proteica, Viuda Negra de Los Vengadores o robótica entelequia de Under the Skin, Ghost in the Shell o Lucy- regresa a los papeles que la hicieron icono del cine verdad: Lost in Traslation o Ghost World. Y Adam Driver -inolvidable en Paterson de Jim Jarmusch- desborda su desastroso artista inarticulado. Los secundarios son también una joya: los dos abogados depredadores de Ray Liotta y Laura Dern, el leguleyo, humano y gorrión, que interpreta un gran Alan Alda, o la hermana y la madre de la protagonista que bordan Merrit Wever y Julie Hagerty. De aquí saldrán unas cuantas nominaciones al Óscar. En fin, pequeña gran película, imprescindible.

«HISTORIA DE UN MATRIMONIO»

[«MARRIAGE STORY»]

EE.UU., 2019.

Director: Noah Baumbach.

Intérpretes: Scarlett Johansson, Adam Driver, Laura Dern, Ray Liotta, Alan Alda.

Comedia dramática.

135 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Historia de un matrimonio»: La desastrosa ternura de los «millennials»