«El rol de don Giovanni es maravilloso, exige lo mejor como cantante y actor»

El barítono onubense Juan Jesús Rodríguez protagoniza estos días la obra de Mozart con puesta en escena de Saura


Los dos mejores barítonos del mundo en la actualidad son andaluces y la Programación Lírica coruñesa los reunirá ahora. El malagueño Carlos Álvarez cantará Don Carlo en unas semanas, mientras el onubense Juan Jesús Rodríguez protagoniza estos días la nueva producción del Don Giovanni de Mozart con puesta en escena de Carlos Saura.

-El de don Giovanni es quizá el papel más exigente y emblemático para un barítono, aquel por el que se mide a todos los grandes artistas de su cuerda, un rol soñado por todos los cantantes. ¿Qué es lo que usted puede aportar a este personaje?

-Es un rol maravilloso, que exige que entregues lo mejor como cantante y como actor. Estoy preparado y con la experiencia suficiente para abordarlo, disfrutar y hacer disfrutar.

-En A Coruña trabaja a las órdenes de dos grandes, el cineasta más importante en lengua española de hoy, Carlos Saura, y el director español que más veces ha dirigido a la Filarmónica de Viena en ópera, Miguel Ángel Gómez Martínez. ¿Cómo está resultando la colaboración con ellos?

-Es un placer trabajar con personas con tanta experiencia que hacen que el trabajo esté resultando muy fluido y mucho más fácil de lo que me esperaba, la verdad. Estoy encantado con los dos, aprendiendo mucho de su gran profesionalidad.

-Mozart y Daponte, el libretista de la ópera, al que Saura ha dedicado un filme, eran dos creadores políticamente incorrectos. ¿Tendrían problemas hoy ambos ante esta nueva ola de puritanismo que parece invadirnos?

-Yo creo que no tendrían ningún problema porque cuando una creación viene de una fuente pura, cuando hay arte o, como en este caso, genialidad, no hay nada que pueda destruirla ni ensombrecerla. Esta obra se creó hace más de doscientos años y sigue viva como el primer día, imparable.

-En la programación lírica coruñesa actuarán ahora usted y Carlos Álvarez, los dos mejores barítonos del mundo. Llama poderosamente la atención que, siendo ambos españoles, coincidan poco en las temporadas de su propio país, cuando es habitual verlos en Estados Unidos, Francia... ¿Por qué?

-Somos habituales en todo el mundo. No sé Carlos, pero mi realidad en España, especialmente, en el Teatro Real y el Liceo, que son los principales de nuestro país, al que representamos por todo el mundo, es bastante pobre y para nada acorde con mi carrera y mi deseo de estar siempre presente en las temporadas españolas. Por supuesto hay una razón y es la mafia de agentes y algunos directores artísticos que trabajan para ellos en lugar de dar visibilidad a la gente de aquí y cuidar lo suyo.

-Usted ha hablado alguna vez de crear una asociación para defender a los cantantes españoles, pero la propuesta no parece haber tenido mucho eco entre sus colegas. ¿Percibe miedo en la profesión para reclamar, por ejemplo, lo que se existe en otros países, que al menos los roles secundarios recaigan siempre en artistas de la tierra?

-En otros países los porcentajes de artistas locales están establecidos y se cumplen, porque si no los sindicatos impiden que se abra el telón. Aquí hay mucho miedo a que te penalicen y no cantes más si hablas de lo que todos sabemos, de las mafias, que en España son bastantes descaradas. Solo hay que ver las programaciones de nuestros teatros subvencionados con dinero público y darnos cuenta de que grandes artistas de la tierra no están o están relegados a segundos o terceros repartos; y que hay secundarios que se traen de fuera cuando aquí los tenemos de lujo.

-¿No debe ser la calidad, la excelencia el principal baremo siempre, por encima de las nacionalidades?

-Por supuesto, así debería de ser. Paradójicamente, España cuenta con artistas que escasean en muchos países, somos una potencia a nivel artístico por calidad y preparación y aquí no nos programan.

-¿Cómo es Nucci como director de escena? ¿Qué consejos le aportó?

-Nucci conoce al dedillo todos los roles de Verdi y Simon Boccanegra lo ha representado como trescientas veces, así que me aportó mucha experiencia. Lloraba después del estreno con mi interpretación, un momento inolvidable que guardo con mucho cariño.

-Tenemos entendido que es usted, como  también lo fue Alfredo Kraus, un gran fan del flamenco, y que incluso se propone grabar un disco de este género. ¿Qué es lo que encontraremos en esa grabación?

-La guitarra flamenca en esencia de Julio Vallejo, un guitarrista que tocó con Paco de Lucia y que sigue manteniendo la vieja escuela con una maestría inigualable y también estará mi voz puesta al servicio de un arte como es el flamenco, que me conecta con mis orígenes más ancestrales y que me produce tanta satisfacción interpretar. Será un sueño hecho realidad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«El rol de don Giovanni es maravilloso, exige lo mejor como cantante y actor»