Todavía se puede sorprender


Si miramos hacia atrás, anda que no hubo adaptaciones para las pantallas del superhéroe Spider-Man, una de las creaciones más afortunadas de la factoría Marvel. Regresar otra vez al hombre-araña tenía sus riesgos, pero lo que hacen los debutantes Persichetti y Rothman, y el casi primerizo Ramsey, es demostrarnos que todavía se puede sorprender y, además, mucho. Sobre todo cuando eliges una animación (casi) inédita y un tono que saca mucho partido a las propias convenciones formales del cómic en papel -por ejemplo, las viñetas-, para ofrecer un espectáculo que sin alcanzar el redondeo -el ritmo duda en algunos momentos, pocos- se acerca a la excelencia, o cuando menos llega para abrir una rendija por la que introducir aire fresco a una variante animada y a una temática superheroica en riesgo de saturación. Se agradece su renuncia al 3D -ya muy devaluado-, cómo se valora su sentido del humor, pues, a fin de cuentas, no se puede mostrar al personaje sin el recurso a su coña y a sus pizcas de atinada informalidad.

Tenemos que Peter Parker ya es historia y que un estudiante de nombre Miles Morales es su sucesor cuando el villano Wilson Fisk se propone controlarlo todo. Junto a la versión alternativa de Parker, aparecen otros cuatro Spider, que se propondrán ayudarle frente a Fisk. De propina un juego de realidades alternativas, coartada perfecta para encadenar secuencias cuya pretensión es convencer al espectador de que no estamos ante un más de lo mismo. Cierto que Spider-Man: un nuevo universo se ajusta al entertainment más puro -costó 90 millones, pero hará caja a espuertas- y la sociedad Marvel & Sony se esforzó, incluso en las voces originales -Nicolas Cage, Liev Schreider, Chris Pine, Lily Tomlin…-, quizá conscientes de que el público recibiría esta nueva propuesta con algo de hartazgo previo y no pocas reservas. Lo que son las cosas, con los años se convertirá en obra de referencia, confirmando que el cine late con fuerza y que la clave se reduce a una perfecta mixtura de talento, inteligencia… y trabajo de guion. Eso sí, no se me pongan trascendentes.

«SPIDER-MAN: INTO THE SPIDER-VERSE»

EE. UU., 2018.

Directores: Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman.

Animación.

117 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Todavía se puede sorprender