La autobiografía del CGAC

El museo narra a través de noventa piezas de su colección sus 25 años de trayectoria

.

Santiago / la voz

«Falando da colección contamos o traballo que se fai no museo», asegura Santiago Olmo, director del Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC). Y eso es lo que ha hecho el museo para narrar los 25 años de historia que cumplirá el próximo 29 de septiembre: tomar como referencia los fondos que ha ido reuniendo desde 1993. Noventa de las más de 1.200 piezas de su propiedad son las protagonistas de la exposición Colección CGAC 25, en la que revisa su trayectoria y, además, deja patente el papel del museo a la hora de la internacionalización de la cultura.  

La muestra inaugurada este viernes se entrelaza con la pasada de Modelo x armar. Pero si la anterior se centraba en los artistas gallegos, ahora amplía sus referentes y también promueve un diálogo con piezas de artistas internacionales para crear contexto. Colección CGAC 25 se articula en tres espacios. El primero se centra en el punto de partida de la colección, incluyendo obras producidas en los años 50 y 60. En ella, conviven trabajos de Tino Grandío, Virxilio Viéitez, Suárez Canal o Vari Caramés con trabajos de Joan Josep Tharrats o Modest Cuixart. También recoge imágenes de Enrique Palazuelo, que pertenecían al fondo fotográfico de Camilo José Cela. La segunda parte toma obras singulares que vertebraron exposiciones significativas. Entre ellas están las de Vito Acconci -que protagonizó la muestra de referencia de la primera etapa-, Karin Sander -pieza de personas ligadas al CGAC escaneadas en 3D- o la pieza conjunta de Christian Boltanski y Félix González Torres. La última parte se centra en el propio edificio de Álvaro Siza y en piezas ligadas a él.  

 El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, destacó este viernes al presentar la muestra el relevante papel del CGAC como «porta de entrada e saída para a arte».

Votación
6 votos
Comentarios

La autobiografía del CGAC