Juan Durán: «La música de raíz con ropaje sinfónico tiene altura universal»

El compositor estrena la primera obra para pito pastoril gallego y banda que tocará el solista Efraím Díaz


A Coruña / la Voz

El compositor Juan Durán Alonso (Vigo, 1960) está de estreno por partida doble: acaba de convertirse en el primer gallego ganador de la 35.ª edición del Premio Reina Sofía de Composición, por su obra Whispers in the Dark, un galardón internacional convocado por la Fundació de Música Ferrer-Salat. Y mañana, a las 12.15 horas en el Palacio de la Ópera, la Banda Municipal de Musica de A Coruña estrena una composición suya, «una obra singular porque es la primera vez que se estrena un concierto para pito pastoril gallego y banda».

-¿Cómo surgió esta pieza?

-Esto viene de Efraím Díaz, un músico tradicional de Lugo que se ocupa de recuperar cosas del folclore gallego, entre ellas el pito pastoril gallego, que es como el punteiro de la gaita, un instrumento de madera, con su personalidad. Efraím me pidió una obra para ponerlo en valor con el acompañamiento de una banda.

-¿Cuál es el título?

-O bosque do asubiador, por tres motivos: los asubíos de los afiladores, un pájaro gallego que es el asubiador y O demo do asubiador, una leyenda de Pontevedra. Esta es una obra muy fresca, muy bucólica, muy nuestra, para darle vida a ese instrumento en su medio natural. La composición tiene el carácter de música un poco tradicional pero combino la música nuestra, la tradicional, dándole un empaque sinfónico, como hice en Troula, porque por música gallega generalmente no se identifica la música sinfónica.

-Ya lo había hecho en obras como la «Cantata Finisterrae»...

-Llevo años tratando de revestir, de darle empaque a la música gallega, porque a veces hemos separado el mundo popular del sinfónico por prejuicios, y se pueden fusionar perfectamente si no desvirtúas una de las partes. Si utilizas la que ahora llaman música de raíz como material y le das ropaje sinfónico eso le da altura universal. Además, estoy contento porque trabajar con la Banda Municipal de A Coruña es una maravilla, deberíamos estar más orgullosos de lo que hacen porque no tocan solo pasodobles como algunos pueden pensar a veces: son grandes virtuosos, grandes músicos.

-¿Quién será el solista?

-Efraím Díaz.

-¿Cómo ha recibido el premio?

-Aún estoy aterrizando porque es casi como si te toca la lotería, ya no por la dotación económica [35.000 euros] sino por el prestigio y por haber sido el primer gallego que lo gana. Llevo toda la vida aquí, y a veces pensamos que solo vale lo de fuera, pero ya se ve que te puedes formar aquí y ganar un premio internacional.

-¿Es una obra inédita?

-Sí. No te ponen límite de duración y es para una orquesta grande. Era la tercera vez que me presentaba y lo haces con sobre cerrado y bajo plica; fueron cerca de cincuenta obras y solo se abre la del ganador.

-En la actualidad, ¿un compositor vive de componer?

-La figura del compositor profesional ha desaparecido hace muchos años y solo queda el que compone bandas de cine. En el mundo sinfónico los compositores realizamos un trabajo muy minoritario, no es un producto con demanda. Tras la Segunda Guerra Mundial, con la aparición del rock y el pop, emergió otro tipo de compositores, los de música ligera, como Augusto Algueró o Perales. Era el mundo que les permitía vivir de la composición, pero no puedes vivir componiendo óperas o sinfonías. Los compositores somos poco visibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Juan Durán: «La música de raíz con ropaje sinfónico tiene altura universal»