Sherlock, más vivo que nunca

Xesús Fraga
xesús fraga REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Series, filmes y todo tipo de libros mantienen la popularidad del detective

03 ene 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

En 1893, el escritor Arthur Conan Doyle, cansado de su personaje más célebre, resolvió desembarazarse de Sherlock Holmes precipitándolo en un mortal abrazo con su archienemigo el profesor Moriarty por las cataratas suizas de Reichenbach. Fue una decisión que habría de lamentar: diez años después se vio obligado a resucitar al detective con el relato La casa vacía, cediendo así a una presión de sus lectores -la propia madre del autor fue de lo más insistente- que confirmó una popularidad que ha acompañado a Holmes hasta hoy mismo.

Lo demuestran los casi diez millones de espectadores que el miércoles sintonizaron la BBC -los españoles tendrán que esperar al día 7 para verlo en TNT- para tratar de averiguar cómo el detective había logrado burlar lo que en el final de la temporada anterior parecía una muerte segura. Siguiendo con su exitosa recreación de las tramas clásicas de Conan Doyle en un contexto actual, los productores de Sherlock iniciaron la nueva entrega con una actualización de La casa vacía, aunque, después de meses una especulación tan global como la fama del protagonista -fue una de las cuestiones que le plantearon al primer ministro británico, David Cameron, durante su reciente visita a China-, la explicación ha dejado insatisfechos a no pocos seguidores.

Elementos originales

La expectación generada por Sherlock no solo ha propulsado las carreras de sus principales actores, Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, sino que también demuestra que las referencias inteligentes a los elementos originales de las historias de Conan Doyle tienen su recompensa, más allá del éxito también cosechado por productos de puro entretenimiento como las películas con Robert Downey Jr. en la piel del detective.