Reflexión crítica e irónica sobre el «Spanish Dream»

manuel beceiro SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Tres arquitectas plasman en fotos el surrealista paisaje de la crisis inmobiliaria.

22 ene 2012 . Actualizado a las 21:10 h.

El sueño español que inmobiliarias, banqueros y políticos nos vendieron, devenido ahora en pesadilla tras pasar por el estado de burbuja, está comenzando a alumbrar las primeras reflexiones críticas sobre el fenómeno y sus consecuencias. Como si de un proceso de psicoanálisis se tratara, los arquitectos, coprotagonistas también del bum que nos llevó a construir más viviendas que Alemania, Inglaterra y Francia juntos, reflexionan sobre ese yo hispánico, neurótico y obsesivo, de tener que disponer de casa en propiedad si no se quiere ser poco menos que un fracasado.

Un grupo de estos profesionales de la arquitectura en Galicia, pertenecientes al colectivo Cadelasverdes, acaba de inaugurar la exposición fotográfica Spanish Dream en la Casa da Conga, en la que proponen esa reflexión crítica e irónica. Ana Amado, Marta Marcos y Luz Paz hacen referencia al American Dream como símbolo de lo que anhela todo un país en una especie de instalación compuesta por 205 puntales de obra dispersos por toda la sala de la sede del Colexio de Arquitectos de Galicia, los cuales sirven de soporte para 15 fotografías que guardan escenas más o menos domésticas con ciudadanos de a pie de atrezo común, pero con el trasfondo de los edificios sin acabar, con el ladrillo al desnudo a cuenta de la crisis económica. Con esta escenografía de fondo, las fotografías presentan a los ciudadanos realizando su vida cotidiana en los diferentes espacios de la vivienda y su entorno tal como si el sueño para ellos ya se hubiese hecho realidad y, al mismo tiempo, mostrando el lado surrealista de esta situación.

El papel de los arquitectos

La realidad, para Luz Paz, es que «os arquitectos, como colectivo, si participamos no bum inmobiliario, pero tamén hai que ter en conta que a maior parte dos arquitectos estabamos traballando noutro tipo de obras, facendo arquitectura. En realidade, o certo é que, polas estatísticas que existen desa época, a maior parte deste tipo de traballos estaban concentrados en poucas mans». Su colega Marta Paz considera «que non se debe demonizar a todo o colectivo, pero temos que asumir a nosa responsabilidade individual».