Arcade Fire son ya un negocio


Los Grammy son como San Valentín: creaciones de la industria con un fin, vender. Si la coartada ayer era la del amor, el domingo pasaba por reconocer la calidad musical. Y ahí hay que creer. O dejarse engañar. Este año lo han puesto más fácil: los Arcade Fire del 2010 volaron altísimo. Pero en el 2004 también y no hubo ni nominación. ¿Son mejores ahora? No. ¿Qué pasó entonces? Pues que ya son un gran negocio. Y eso, no se engañen, es lo que aquí importa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Arcade Fire son ya un negocio