Reencuentros en la tercera fase

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

ANGEL MANSO

No hacía tanta cola desde los buenos tiempos del Playa, cuando pillabas la hilera de santos bebedores en procesión hacia la discoteca casi en el Orzán

08 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No hacía tanta cola desde los buenos tiempos del Playa, cuando pillabas la hilera de santos bebedores en procesión hacia la discoteca casi en el Orzán, nada más bajar la persiana del último pub, y serpenteabas hasta los andenes de Riazor entre otros zombis con las luces largas encendidas en los ojos.

Como entonces, me encontré en la fila zigzagueante con algunos buenos amigos, como el gran Jano, y muchos conocidos de vista, profesionales de la noche con los que nunca llegué a hablar en serio, pero a los que siempre saludo con respeto y con una leve inclinación de cabeza cuando los veo ahora, tanto tiempo después, en locales menos alborotados y, desde luego, mucho más iluminados.

Por la alineación convocada, podríamos haber estado en aquella tierra de nadie que había hace treinta años la madrugada de los sábados en la Ciudad Vieja, entre la Fundación y el Concord, solo que sin una cerveza redentora que llevarnos a los labios para abrir el fuego de la conversación forzosa.