Al adolescente se le ayuda, al cliente se le condena

Las instituciones dan respuestas diferentes a un mismo hecho en función de la responsabilidad legal de cada persona implicada


a coruña / la voz

Un menor que se prostituye no está cometiendo un delito ni puede ser perseguido. La ley obliga a protegerlo y apartarlo de ese mundo. Las autoridades estudian el caso en concreto y actúan según las necesidades del adolescente. 

¿Es delito que un menor se prostituya?

No. Las prostitución ni siquiera tiene castigo penal para los adultos. Mucho menos para los niños o niñas. En España, el ejercicio del lenocinio no se condena. Si bien no es una conducta legalizada, es tolerada. Pero una cosa es hacerlo libremente y otra a la fuerza, pues favorecer u obligar a ejercer la prostitución, sí conlleva pena de prisión. Pero mantener sexo libremente con un adulto a cambio de una suma de dinero no conlleva castigo alguno. 

¿Está penado mantener relaciones consentidas con un menor a cambio de dinero?

Por supuesto que es delito y está recogido en el artículo 187 del Código Penal, que dice así: «El que induzca, promueva, favorezca o facilite la prostitución de una persona menor de edad o incapaz, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses». De hecho, mantener relaciones sexuales consentidas con un menor, sin dinero de por medio, es delito si el niño o la niña no alcanzaron los 16 años de edad. Da igual que el adolescente haya consentido, ya que la Ley y la sociedad velan por él y consideran que no tiene madurez física, sexual o mental para decidir libremente acerca de su sexualidad. 

¿Qué hace la Policía cuando descubre a un niño prostituyéndose?

Lo primero que hacen las autoridades cuando se encuentran con un episodio semejante, como el sucedido recientemente en San Cristóbal, es detener al adulto y llevarlo ante un juez, que lo investigará por un delito de corrupción de menores. Luego pone al niño o adolescente a disposición de la Fiscalía de Menores, que indagará sobre su situación, si tiene familia, si es estructurada o no, si se vio obligado por una mafia, si la ejerce de manera habitual... Según cada caso, así se actúa. 

¿Cómo se protege a un niño o niña que mantiene relaciones a cambio de 20 euros?

En caso de que el niño forme parte de una familia estructurada, la Fiscalía de Menores lo entrega a sus padres y le ofrece programas de ayuda. Si no tiene familia o esta no puede hacerse cargo de él, la Xunta lo tutelará, ingresándolo en un centro u ofreciéndole la posibilidad de una adopción en acogimiento. Siempre, sometiéndolo a un programa de reeducación. En caso de que el menor haya sido víctima de una mafia y obligado a prostituirse, la Justicia lo calificará de testigo protegido.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Al adolescente se le ayuda, al cliente se le condena