Aquí Weequahic se llama Peruleiro

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

GONZALO BARRAL

29 may 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando, en junio de 1986, falleció Jorge Luis Borges, un diario argentino tituló en primera: «El Nobel se queda sin Borges». Lo mismo pensé yo la semana pasada cuando se murió el escritor norteamericano Philip Roth: «El Nobel se queda sin Roth». Tampoco importa demasiado porque los más grandes autores del siglo XX -Franz Kafka, James Joyce y Marcel Proust- tampoco lo ganaron.

El sábado pasado, Paco Sánchez escribió por aquí una fabulosa columna en la que también se acordaba de Philip Roth:

-Los que conocen a fondo su obra subrayan la omnipresente referencia al barrio de Weequahic, en Newark, donde fue criado con el esfuerzo de un padre gestor de seguros y una madre que abandonó su trabajo de secretaria para dedicarles todo el tiempo a él, a su hermano y a su padre. Dicen que para Roth esa época de aspiraciones, caracterizada por la frugalidad y el orgullo, significó siempre un edén al que quiso regresar a menudo a lo ancho de toda su obra. Otra vez esa lucha, la más hermosa del mundo, porque se manifiesta con la naturalidad fuerte y la sencillez purísima del amor.