«Mi abuelo pedía autógrafos para mí»

Estudia para actriz en Alemania , tras hacer pequeños papeles en Londres, y financia la carrera con sus tareas como «youtuber»


A Coruña / La Voz

Ocurría el miércoles durante la inauguración, en el Kiosco Alfonso, de la exposición Fernando Rey, cabaleiro do cinema. Hablaba el hijo del actor, Fernando Casado, y antes de acabar aludió a la presencia en la sala de su hija, Sarah Casado, y a un detalle familiar: Mabel, la mujer del actor, había comprado un pequeño librito, en blanco, para que este lo llevara y pidiera autógrafos a la gente del cine para la nieta, «y ahora ella conserva ese librito que no pudo completar pero en el que hay firmas como la de Fellini, dibujos...». Al oír esto Rubén Ventureira, uno de los comisarios de la exposición, levantó los brazos, con un divertido gesto teatral, preguntando dónde estaba «esa joya» de la que no sabían los organizadores y que debería estar en la exposición. Ayer, Sarah Casado Thomas, 26 años, que estudia Arte Dramático, se reía evocando el momento.

-¿Se ha traído ese librito?

-¡No! Es como una joya privada. Mi abuelo me quería mucho. Un día se le ocurrió a mi padre que mi abuelo llevara un librito a los rodajes y a la gente con la que iba trabajando le pidiera un autógrafo para su nieta. Es un librito rosita, que me había comprado mi abuela, con un gatito, porque yo era muy niña. Sé que mi abuelo era muy tímido y que le costó pedir autógrafos para su nieta. Esa es una joya que, ahora que estoy intentando trabajar como actriz, tiene aún más valor y le tengo mucho cariño.

-¿Qué contiene?

-Hay dibujos, poemas, de todo. De Fellini hay como un dibujito alusivo a La Strada; una paloma de la paz que hizo Rafael Alberti; autógrafos de Ana Belén, de Alfredo Landa, de John Ford. Y de gente que no era del cine, escritores, como Paco Umbral. En todos se nota mucho el cariño para una niña. Mola mucho.

-Se ve que le quería mucho...

-Mi padre dice que vio una transformación de mi abuelo jugando conmigo, regalándome barbies...

 -¿Cómo era eso?

-Me regaló muchas, por lo menos 50. Imagínatelo con lo tímido que era comprando una barbie.

 -¿Cómo acabó en Alemania?

-En Hamburgo hay una escuela muy renombrada de Arte Dramático. Yo estaba en Londres trabajando como actriz en teatros independientes e intentando averiguar cómo va este mundo porque tenía metido en la cabeza que quería ser actriz. Quiero hacerlo bien y para eso estudiar la profesión. Son tres años y me queda menos de año y medio.

-¿Es por influencia del abuelo?

-Siempre ha sido normal para mí que mi abuelo fuera actor. Mi abuela también era actriz y siempre me llevaba al teatro. Crecí en ese ambiente. Conste que estudié Comercio Internacional y cada vez me convencía más de que quería ser actriz. Decidí acabar aquellos estudios, y los de Márketing, pero ahora me está gustando mucho la posibilidad de estudiar Arte Dramático desde el principio, de saber lo que hago.

-¿Habla mucho de su abuelo?

-Voy poniendo fotos suyas en Instagram [fernandorey_official]. Es un canal más joven y así lo doy a conocer. Tengo también mi cuenta [sarah.casado.thomas] y ahí estoy colaborando con ciertas marcas, que es lo típico, y estoy ganando un poco de dinero para pagarme los estudios. Tengo casi 13.000 seguidores. A la gente que le gustan las fotos, y les explico que tengo un blog [actingdiaries.com] en el que escribo, en alemán, de Arte Dramático y ahí me escribe mucha gente.

«Tristana» abrió el ciclo en el CGAI y los Caballeros de María Pita celebran mañana un foro

Tristana, la película que en 1970 dirigió Luis Buñuel y protagonizó Fernando Rey, abrió anoche el ciclo que el CGAI dedica al actor coruñés. El hijo del actor, Fernando Casado, y los comisarios de la exposición, José Luis Castro de Paz y Rubén Ventureira, presentaron la cinta basada en la novela homónima de Benito Pérez Galdós. A largo de los próximos días, se proyectarán en el CGAI casi una veintena de filmes en los que participó Fernando Rey.

También la filmoteca catalana está dedicando un ciclo al actor y, según contaba Fernando Casado, por este motivo habló con Estaban Riambau «que me comentaba que en los carteles de esta película en Francia mi padre no aparece», y todo el protagonismo era para Catherine Deneuve. No era solo la gloria, sino el dinero, lo que se llevó la actriz y por ello el día del estreno Buñuel le dio 100.000 pesetas a Fernando Rey. «Mi padre no hablaba del trabajo en casa, pero de Buñuel sí, porque era amigo, y recuerdo que contó eso; y no dijo que no le se las hubiera cogido [risas]».

Anécdotas como esta es muy probable que también salgan mañana, sábado, en el foro que ha organizado la asociación de Caballeros de María Pita. Será, a las 18.00 horas en la Fundación Barrié e intervendrán, además del hijo del actor, los comisarios de la exposición del Kiosco, la actriz Isabel Blanco y José Enrique Duarte Novo, maestre de la entidad organizadora, además de la soprano Lis Teuntor y el guitarrista Manuel Pan Malvis. La entrada es gratuita.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Mi abuelo pedía autógrafos para mí»