Duelo generacional en el Coliseo

El 13 de julio del 2001 actuaron en el multiusos Beck y Neil Young


Treintañero contra cincuentón. En el escenario del Coliseo se daban el relevo una máquina de mezclar sonidos y el rock puro. Beck y Neil Young. La vanguardia y el clásico. Los mismos contrates que en el foso y la grada. La mitad de los asistentes podrían ser hijos de la otra mitad, si no lo eran ya en muchos casos.

Mientras el de Los Ángeles aceleraba su espectáculo, al entusiasmo juvenil se iban uniendo los gestos de aprobación de quienes creían que el que salía antes de Young era solo el telonero. Y viceversa: tras dos horas de Beck a todo trapo, los primeros acordes de la guitarra del canadiense, los de Don’t Cry no Tears, se celebraban sin distinción de edad.

Al final, el duelo terminaba en una de las grandes noches del Coliseo, cuando el lleno lo fijaban las 12.000 entradas que se habían despachado para ver a Beck y Young.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Duelo generacional en el Coliseo