«Actuando me siento como un trapecista»

El escritor estrena y protagoniza «O esperpéntico caso do obreiro do futuro» bajo la dirección de Luis Vivanco

Mariñas estrena su obra este viernes en el Centro Cívico de los Mallos
Mariñas estrena su obra este viernes en el Centro Cívico de los Mallos

Hasta ahora Juan Mariñas era novelista. De los que retratan el paisaje humano como pocos, ya sea gente de mar, de campo o de ciudad, como demostró en sus novelas Piel de salitre, Migas de pan o El olor de su silencio. Pero a su inquieta mente se le queda todo pequeño y no tarda en buscar nuevos horizontes. Ahora se sube al escenario como dramaturgo y como actor protagonista en O esperpéntico caso do obreiro do futuro, una negrísima tragicomedia ambientada en un futuro puede que no demasiado lejano y que estrena este viernes a las 20.30 en el Centro Cívico de los Mallos.

-A usted no le da miedo nada. Ahora le da al teatro.

-Ha sido todo un descubrimiento. Llevamos al teatro un extracto de Piel de salitre para su presentación, y ahí entré en contacto con los actores, una gente muy especial, muy auténtica, que viven lo que hacen. Actué en esa pieza de 20 minutos y me gustó tanto que terminamos llevándola al Ágora en formato grande. Todo aquello me animó a escribir esta obra, para lo que conté con Luis Vivanco, que también la dirige.

-¿Y cómo lleva su nueva faceta de actor?

-Me encanta, es pura adrenalina, me siento como un trapecista. Y tengo la suerte de compartir escenario con Isabel de Toro y Paco Alvarellos, dos grandes que están teniendo una paciencia conmigo, que soy un recién llegado, infinita. Esto está siendo un máster en interpretación en toda regla.

-El futuro que presenta en la obra es demoledor.

-Puede, pero parece que es a donde nos dirigimos. En la obra hablamos de un futuro en el que el estado lo controla todo con la excusa de la seguridad. El protagonista es un trabajador que tras 18 horas de jornada se ve acosado por un agente del estado sin comerlo ni beberlo.

-Pero cuenta toda esta tragedia con cierto humor.

-Es que si no sería para salir corriendo. Hay que meterle ironía, al fin y al cabo es un esperpento. Hay una ley en ese futuro que prohíbe morirse antes de los 103 años O te ríes de la exageración o te desesperas.

-El precio de las entradas, de 5 euros, va destinado a una causa benéfica.

-A Families4peace, donde está Laura Lizancos, que trabajan en Grecia, en los campos de refugiados de la frontera con Macedonia, donde tienen que esperar siete horas para conseguir un tazón de leche y unas galletas. Es nuestro granito de arena.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Actuando me siento como un trapecista»