El orgullo coruñés, en todo lo alto


La preocupación con la que se esperaba un partido tan importante, se disparó en el ánimo del más templado de los seguidores del Deportivo. Apenas iban tres minutos desde que el balón empezó a rodar, subió el 0-1 al marcador, gol conseguido por Toquero cuando todavía entraban aficionados al estadio de Riazor. Todo un mazazo para los hombres de Miguel Ángel Lotina que, dicho sea de paso, presenció el partido en una cabina situada en lo alto de la tribuna.

Pronto pudo verse que el Athletic de Bilbao venía a ganar. Con el 1-0 a su favor, incluso llevó la iniciativa pero el Deportivo no le perdió nunca la vista al partido y, con un Juan Carlos Valerón inspirado, les fue comiendo terreno a los bilbaínos. Llegó el 1-1 a los 20 minutos, y si no se pasó antes al 2-1 fue porque Riki no acertó en más de una ocasión muy favorable para el gol. El primer tiempo había empezado mal para el Deportivo, pero el empate dejaba abiertas las esperanzas de ganar en la continuación.

En el segundo tiempo el Deportivo se convirtió en un vendaval y llevó a los bilbaínos a su propio terreno, de donde salían de tarde en tarde y siempre en balones largos, por alto, en los que Lopo ganó a Llorente la partida en todo momento. El segundo gol coruñés, que se veía llegar, lo marcó el lateral izquierdo, Castillo, en propia meta antes de la media hora. Después bastó con dejar que avanzara el reloj hasta llegar al final.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

El orgullo coruñés, en todo lo alto