El eje de McLaren dice adiós


Ron Dennis (Woking, 1947), el mecánico que llegó a convertirse en el eje de McLaren, se baja del coche. El patrón de la escudería inglesa y mentor de Lewis Hamilton anunció que abandonará su cargo en marzo. Confirmó su adiós durante la presentación del MP4-24 en Woking. Martin Whitmarsh, que ya ejercía como director general, cogerá las riendas del equipo. Dennis seguirá ligado al grupo McLaren, pero ya no estará a los mandos de la fórmula 1. «No escriban que me voy a retirar», pidió a los periodistas. Pero a partir del 1 de marzo ya no manejará los hilos.

Dennis escuchó por primera vez el rugido de los motores de competición a los catorce años. Fue en el circuito de Brands Hatch, en Kent, donde lo engatusó aquel ronroneo. Cinco años después ingresó en el Guildford Technical College. Y en 1966 llegó a formar parte del grupo que trabajó en el monoplaza de Jochen Rindt, que más tarde ganaría el Mundial de fórmula 1. Aquel joven británico sabía acelerar hacia la cima. Se convirtió con solo 21 años en el jefe de mecánicos de Jack Brabham, triple campeón del mundo.

Fue en 1971 cuando el empleado pasó a ser el patrón. Dennis fundó Rondel Racing, su propia escudería. La leyenda dice que contaba con poco más de 1.000 libras para poner en marcha el proyecto, que tuvo que comprar coches a plazos. Pero su ímpetu logró enganchar al proyecto a Graham Hill.

Curiosamente, la trayectoria de Dennis casi termina de forma trágica en esa etapa debido a un accidente de coche. Se durmió cuando conducía un Jaguar. Sufrió una perforación en un pulmón y heridas en la cara. Permaneció ingresado en un hospital durante semanas.

Los dorados ochenta

Solo fue un parón para coger carrerilla hacia sus décadas doradas, los ochenta y los noventa. En 1980, su compañía Project Four compró acciones de Team McLaren y así nació el germen de la actual escudería, que dos años después ya era controlada totalmente por Dennis.

Su primer título mundial con McLaren llegó con Niki Lauda en 1984. Fue solo un aperitivo antes del festín de victorias que ofrecieron Alain Prost y Ayrton Senna, dos estrellas que midieron sus egos bajo el techo de McLaren en un duelo para la historia de la fórmula 1.

Mikki Hakkinen recondujo al equipo inglés por la senda del triunfo a finales de los noventa. Hasta que Michael Schumacher impuso sin fisuras la tiranía de Ferrari y entró en escena Fernando Alonso para abrir gas en Renault.

Alonso impidió que Kimi Raikkonen triunfara con las balas plateadas . Dennis decidió unirse al enemigo en el 2007 y, de paso, proporcionarle al asturiano la oportunidad de cumplir su sueño, correr para McLaren, su escudería preferida desde la infancia. Pero Lewis Hamilton, el hijo deportivo del patrón y la gran promesa de la fórmula 1, también aterrizaba en el equipo justo esa temporada. Muchos auguraban a largo plazo una posible cohabitación similar a la de Prost y Senna, chispeante pero fructífera. Nadie imaginaba una guerra interna en McLaren a las primeras de cambio. Dennis no supo o no quiso gestionar la rivalidad de sus dos pilotos y se agarró a la teoría de que su equipo se regía por una igualdad salomónica. El resultado fue la victoria de Raikkonen y el regreso de Alonso a Renault. Y todo aderezado la multa de 100 millones de dólares y la descalificación de McLaren en el Mundial de constructores por espiar a Ferrari. Sus detractores señalaron a Dennis como el responsable de un guión surrealista: cómo tirar el campeonato con los mejores pilotos y el mejor coche.

Pero Dennis se sacó las numerosas espinas del 2007 con la agónica victoria de Hamilton en el 2008. Fue su décimo título mundial de pilotos. Y, al parecer, el último. Arrogante, y más frío que calculador, esta Caballero de la Orden del Imperio Británico es un obseso del orden que quiere controlar todo en su equipo. Una de sus frases favoritas es: «Manda McLaren, no tú». Desde marzo mandará el que fue su mano derecha, Martin Whitmarsh.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El eje de McLaren dice adiós