Marichalar, dulce y salado

El pulso de la ciudad Los duques de Lugo degustaron bizcocho de una panadería coruñesa. El cuñado de la infanta, que iba a llegar a A Coruña, se refugió en Ribadeo debido al mal tiempo


La infanta Elena y su marido, Jaime de Marichalar , por tierras lucenses. Y Álvaro de Marichalar por aguas coruñesas. Un empacho de marichalares . Los duques de Lugo sí que acabaron empachados tras degustar dulces típicos gallegos en el puesto que la panadería Rosmar instaló en el San Froilán. «Estuvieron 20 minutos largos. No daban marchado de allí y se fueron porque los llevaron», me comentó orgullosa Rosa María Lozano Zapata , propietaria del establecimiento que tanto ella como su marido, Manuel Prado Cruz , regentan en Salvador de Madariaga y que desde hace 20 años acuden a la fiesta lucense. «Mis suegros tienen la panadería Lozano en Carral y nosotros nos dedicamos a la venta ambulante de productos gallegos», explicó Manuel. Es una familia con miga. Rosa María me contó que la infanta Elena habló más que su marido y dijo que todo estaba buenísimo. Ahí los tienen, en plena enchenta. Y por ma r La última vez que estuve con Álvaro de Marichalar fue con motivo de la charla que ofreció en el Centro de Iniciativas Profesionales del paseo de los Puentes. Entonces me dijo que su siguiente reto deportivo-aventurero sería hacer el Camino de Santiago montado en su moto de agua. Me imagino que no la subirá hasta el pórtico de la Gloria. Dicho, y casi hecho. Hace unos días salió de San Sebastián e hizo una primera escala en Santander. De allí a Gijón y, desde el puerto asturiano partió con dirección a A Coruña pero tuvo que parar en Ribadeo. «El mar estaba imposible», me comentó ayer vía telefónica. Hoy llegará a las dos de la tarde al Náutico. Mañana saldrá con dirección a Muros, donde atracará la moto y se irá caminando a Santiago. Como me imaginaba, a la catedral irá sin la moto. Los pilares del Ventorrill o ?l vientorrillo, como dice el Paco Vázquez del programa Corre Carmela que chove de Radio Voz. Y el viento sopló con fuerza en este barrio que celebra sus fiestas patronales del Pilar gracias a un grupo de mujeres que integran la comisión de fiestas y que son el auténtico pilar de la poblada zona. Ahí tienen a las artífices de que el Ventorrillo haya recuperado las verbenas tres años después. Flora Piñeiro , Josefa Traba , Sonia Espósito , Elena Nariño , María Antonia Piñeiro y otras dos mujeres que hoy están de santo, María del Pilar López y María del Pilar Sánchez , contrataron para hoy, a partir de las siete de la tarde, a las orquestas Panamá y París de Noia. A las doce y media de la mañana habrá misa solemne y, a continuación, tocará la banda municipal. «A pesar del mal tiempo tuvimos suerte y no hubo que suspender ninguna actividad», me comentó Flora, la presidenta. Unas fiestas dulces y unas organizadoras muy saladas.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos

Marichalar, dulce y salado