La Copa del Rey, una competición maldita para el Lugo

Su mejor participación fue en la temporada 18/19 llegando a dieciseisavos ante el Levante


Lugo / La Voz

Para el Club Deportivo Lugo, la Copa del Rey no es una competición demasiado favorable. En un torneo, en el que, hasta los más humildes tienen la oportunidad de hacer historia, los lucenses no cosechan grandes resultados, siendo unos dieciseisavos de final, su mayor logro.

En los últimos 35 años, el periplo copero del Lugo ha estado marcado por eliminaciones tempraneras y largos períodos de ausencia, que terminaron cuando el equipo ascendió al fútbol profesional.

Años 80 y 90

En la segunda mitad de la década de los 80, los lucenses no superaron ninguna ronda, cayendo eliminados a las primeras de cambio n ante Deportivo (2-4), Ourense (0-1), Arnedo (2-3) y Sestao River (que los volvería a eliminar 20 años más tarde).

Tras dos temporadas sin participar, en el año 1991 el Lugo avanzaría de fase por primera vez, eliminando al Mensajero por 2-0 en el cómputo global. En la ronda posterior, el Compostela sería su verdugo. En el Anxo Carro, aguantaron el empate a uno ante uno de los equipos en mejor forma de la Segunda División; pero no pudieron hacer nada en San Lázaro, con una derrota sin paliativos, 4-0.

Un año más tarde, superaría dos eliminatorias, al vencer a los equipos andaluces del Écija, con un 4-2 en el global; y el Córdoba. Contra ellos, el Lugo necesitó emplearse a fondo, ganando en el partido de vuelta para conseguir el pase, por un ajustado 3-2 en el cómputo general de los dos partidos. El Albacete, sería el encargado de cortar las alas al conjunto gallego, con un duro 0-3 en el coliseo lucense. En la vuelta, el empate a cero evitó una eliminación sonrojante.

Los pobres resultados de la década anterior, se repitieron en la temporada 93/94, en un año feliz para la parroquia lucense, al competir por primera vez en su historia en la Segunda División del fútbol español. De nuevo, la Sociedad Deportiva Compostela eliminó al Lugo en el derbi. En esta ocasión, los rojiblancos consiguieron vencer en la ida en casa por 1-0, pero el Compostela, ya en Primera, demostró su mayor calidad con un 2-0 en San Lázaro, que volvía a ser un escenario incómodo y frustrante.

El gran resultado de la 92/93, lo repetiría en la temporada 94/95 con una eliminatoria cargada de épica ante el Almería. La Ponferradina fue el primer obstáculo de la competición, eliminándola por un contundente 7-1, haciéndose fuerte en su feudo. En segunda ronda se produciría la mayor remontada de los lucenses en la Copa del Rey, al darle la vuelta a una renta de dos goles en tierras andaluzas. En el Anxo Carro, el Lugo consiguió ganar 3-0, en un partido memorable, obteniendo la clasificación para la tercera fase, donde esperaría el Celta, de Primera División. Los celestes pasarían por encima del Lugo con un resultado global de 2-6. Lo abultado del marcador, no refleja los problemas de los vigueses a la hora de eliminar al club vecino, que se defendió con uñas y dientes. Primero, en el fortín del Anxo Carro con un triunfo por 2-1, en una noche histórica. Fue en Balaídos, cuando se definió la ronda, con una goleada por 5-0 del Celta.

Desierto copero

Desde la temporada 95/96 hasta la 05/06, el conjunto de la ciudad amurallada no participó en ninguna edición de la Copa del Rey. La mala clasificación en Segunda B y la etapa en Tercera División, motivaron la travesía esta década sin jugar la competición del ko. Las siguientes campañas hasta llegar a la 11/12 tampoco tuvieron gran continuidad.

Llegada la campaña 06/07, el Lugo volvía a la Copa del Rey, avanzando una ronda, deshaciéndose del equipo cántabro de la Gimnástica de Torrelavega por 2-0. En la segunda fase, el Rayo Vallecano se impuso con un sufrimiento mayor de lo esperado. Los rojiblancos consiguieron forzar la prórroga tras llegar al término de los noventa minutos con un empate a cero, que encendió las ilusiones de los aficionados que se congregaron esa noche de septiembre en el Anxo Carro. No volvieron a competir hasta dos temporadas más tarde, siendo eliminado por el Real Unión en casa, por 0-3. La mala dinámica se mantuvo con dos años seguidos sin jugar el torneo en 2009 y 2010.

Un habitual, sin suerte

Dos temporadas antes del ascenso a Segunda, el Lugo inició su etapa de mayor pervivencia en el campeonato de Copa, con nueve ediciones consecutivas, hasta la fecha actual.

Una vez en Segunda, el Lugo ha avanzado, al menos una eliminatoria, salvo en dos excepciones: en la 16/17 contra el Tenerife; y en la debacle ante el Sestao River del pasado año. En el año del ascenso a Segunda División, los pupilos dirigidos por Quique Setién cayeron eliminados en la primera piedra de la competición contra el Oviedo, en el casa, por 1-3. Una vez en la categoría de plata, repetiría el mismo resultado que la campaña anterior, al caer a las primeras de cambio con el Rácing de Santander 0-1. La sensación de que la Copa del Rey no parecía un plato demasiado exquisito para el Lugo, se confirma en las siguientes temporadas. La consolidación del equipo en Segunda y la mejora en la plantilla -mucho más competitiva- no fue suficiente para afrontar con mayor optimismo y ambición, este torneo.

La edición de la temporada 13/14, arrancó bien para el Lugo, pasando de fase por primera vez en cinco años. El damnificado sería el Mirandés, que caería en Anduva desde los once metros. El obstáculo de la segunda ronda fue mucho más complicado de salvar. Su rival, El Recreativo de Huelva, los apeó con un 0-1. El gol de la victoria onubense se produjo en la prórroga, aguantando el 0-0 en el Nuevo Colombino.

Al siguiente año, en la temporada 14/15, volvería a caer en la segunda fase contra otro equipo andaluz, el Betis. Previamente, debutó en la competición con una victoria por 1-0 frente el Alcorcón. El Benito Villamarín sería el escenario donde el Lugo conseguiría poner contra las cuerdas a todo un equipo de Primera División como el Betis. Sin embargo, la gran actuación de los de Setién, no fue suficiente para llegar a la ronda de dieciseisavos, al perder en los penaltis.

Los tres años siguientes, fueron muy similares para el equipo lucense. En la 15/16, caía en segunda ronda, otra vez, frente a la Ponferradina. Ni siquiera fue capaz de pasar en la primera ronda en la 16/17; y en la 17/18, eran eliminados por sexta vez en la segunda fase del torneo a manos del Zaragoza.

Fue en la temporada siguiente, donde el Lugo lograría su mejor resultado. Luego de eliminar a Alcorcón y Albacete, se toparon con el Levante, de Primera División, en dieciseisavos. Con el 1-1 logrado en el Anxo Carro, los lucenses caerían con honor en Valencia 2-0, llegando a los últimos diez minutos con la eliminatoria empatada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Copa del Rey, una competición maldita para el Lugo