Iriome ya es un clásico en el Lugo

El tinerfeño es el décimo jugador en la historia del club que alcanza los 200 partidos


lugo / la voz

Cientos de jugadores han lucido la camiseta del Club Deportivo Lugo desde su fundación en 1953, pero solo unos pocos tienen el honor de haber alcanzado los 200 partidos como rojiblancos en el fútbol profesional (Primera, Segunda, Segunda B, Copa del Rey y promoción de ascenso a la categoría de plata). El reducido grupo lo componen ahora diez efectivos con la inclusión de Iriome González (Tenerife, 1987), que alcanzó esa mágica cifra en Vallecas y la superó el pasado sábado ante el Albacete. El futbolista tinerfeño se declara «orgulloso» de lograr un hito que perseguía desde su llegada al club en el albor de la temporada 2014-2015, la última de Quique Setién en el banquillo del Ángel Carro.

INICIOS

«El acuerdo fue rápido. «Terminé mi etapa en el Mirandés, el Lugo se puso en contacto conmigo y alcanzamos un acuerdo muy rápido. Tengo unos recuerdos muy bonitos de mis inicios aquí. Coincidí con Quique Setién, fue un año muy bueno y desde el primer momento tuvo claro que llegaba a una ciudad muy acogedora a la que ni mujer ni yo tendríamos problemas para adaptarnos. Tal y como está el fútbol a día de hoy, echar raíces en un club no es nada fácil y eso era lo que buscaba cuando vine aquí».

FUTURO

«No me importaría jubilarme aquí». «Va a ser difícil disputar otros 200, pero por mi parte no va a quedar. Estoy tranquilo y muy contento aquí y seguiré trabajando a tope para que la cifra siga creciendo. Es más, no me importaría jubilarme en el Lugo, aunque de momento prefiero pensar en cumplir mi contrato y luego ya se verá lo qué pasa».

SUS ENTRENADORES

«Con la mayoría he estado muy a gusto». Antes de la llegada de Curro Torres, Iriome había estado a las órdenes de Quique Setién, Luis Milla, José Durán, Luis César, Francisco, Javi López, Alberto Monteagudo y Eloy Jiménez. No siente predilección por alguno en concreto. «Con la mayoría he estado muy a gusto. Con Quique Setién el primer año, con José Durán y con Francisco también acabé muy bien, con Eloy Jiménez, sin ir más lejos, también porque ha sido un caballero conmigo y con mis compañeros... Decir solo uno es muy complicado porque de todos he aprendido y, como te decía antes, con la mayoría he trabajado muy a gusto».

PRESENTE

«Eloy y Curro son entrenadores diferentes». Iriome apuesta por diplomacia al comparar a los dos técnicos que han pasado por el banquillo en la presente campaña. «Son entrenadores diferentes. Teníamos mucha fe en el trabajo de Eloy y tenemos la misma en el de Curro, que apuesta por el buen trato del balón y nosotros estamos intentando asimilar cuanto antes sus conceptos. Eso conlleva un proceso y creo que vamos por el buen camino».

LA ÚLTIMA VICTORIA

«Era un momento clave». «Durante la temporada, sobre todo a partir de enero, cada equipo se enfrenta a varios momentos que son claves y marcan su futuro próximo, y esta semana era uno de ellos para nosotros. El Albacete no estaba bien y nosotros necesitábamos de forma imperiosa volver a ganar para coger confianza después de varias jornadas en las que los resultados no fueron demasiado buenos. Tuvimos la suerte de ganar, creo que hicimos un partido muy serio, y ahora a ver si somos capaces de coger una buena racha y prolongarla en el tiempo».

AFICIÓN

«La gente no se acaba de enganchar». Con motivo de la visita del Albacete, en el Ángel Carro se registró le peor entrada en cinco años. «Da un poco de pena, la verdad. La gente no se acaba de enganchar, pero nos sentimos igualmente respaldados por esos fieles que nunca fallan y están de nuestro lado incluso en los peores momentos. Ojalá la masa social del club se viera incrementada porque sería muy beneficioso para todos».

  

CLASIFICACIÓN

«25 puntos a estas altura son pocos». El extremo tinerfeño no tiene reparos en reconocer que la trayectoria que ha seguido al equipo hasta este punto de la competición no ha sido buena. «25 puntos a estas alturas de liga son pocos. Se nos han ido muchos que debíamos amarrar, sobre todo en nuestro estadio. Lo positivo es que todavía queda mucho campeonato por delante y que el Lugo tiene mucho margen de mejora».

  

PRÓXIMOS PARTIDOS

«Vamos a por los seis puntos en estos dos partidos fuera». El Lugo jugará lejos de casa en las dos próximas jornadas. Este sábado visitará el feudo del Huesca y una semana después comparecerá en Almendralejo para enfrentarse con el Extremadura, rival directo por la permanencia «Ojalá pudiéramos sumar los seis puntos porque sería un gran impulso y creo que podemos conseguirlo. Si sumamos cuatro puntos también estaría bien... En cualquier caso, lo más conveniente en nuestra situación no hacer planes más allá del siguiente partido, hay que ir paso a paso... Acabamos de ganar al Albacete, pero ni por asomo nos podemos relajar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Iriome ya es un clásico en el Lugo