Cuatro cosas para cambiarlo todo

El Lugo ha absorbido rápido los primeros conceptos de Monteagudo


LUGO / LA VOZ

Defender hacia delante, jugar más rápido, más vertical e intentar generar más en campo contrario. Eran cuatro ideas con las que llegaba Alberto Monteagudo al banquillo del Lugo y han sido suficientes para cambiar las sensaciones en apenas un día. «Hemos tenido poco tiempo con él», dice Campillo, «pero son cuatro premisas lo que nos ha dado y creo que el equipo las ha cogido muy bien».

DEFENSA

Hacia delante, presión alta y laterales adelantados

El técnico manchego tuvo claro desde el principio que quería defender hacia delante, con la presión alta y aprovechando la capacidad del Lugo para jugar con los laterales adelantados. «Es verdad que la idea caló rápido porque las pocas cosas que pudimos entrenar ya se vieron reflejadas, pienso que surtieron efecto», analiza Muñiz.

ACTORES

Protagonismo de los menos habituales

Volvieron a faltar, en la versión de copera del Lugo, los que lo están jugando todo en Liga. Sin Pita, Seoane o Juan Carlos; sí compareció Iriome, que actuó como lateral diestro para darle tregua a un exigido Campabadal. «Un equipo es de todos, somos muchos jugadores, solo juegan once y luego tres. Unos días puedes estar dentro, otros fuera y lo que queda es el trabajo diario», valora Campillo tras jugar como enganche. El partido de ida contra Levante «nos sirve para ver que no solo los que están jugando más tienen la capacidad para ser titulares. Tenemos una gran plantilla del primero al último», resuelve Muñiz. Varo y Azeez son los únicos que lo han jugado todo en Copa.

ESTILO

Juego más rápido y directo

Cambió también la velocidad de los rojiblancos sobre el césped, que evitaron mover el balón en zonas comprometidas. «Son ideas diferentes, también los jugadores hemos tenido parte de culpa en lo que ha pasado», reconoce Campillo sobre el cambio. «Son momentos duros, porque es algo porque estás haciendo las cosas mal como equipo», valora el mediocentro, que cree que «tenemos gente de sobra para estar más arriba».

ATAQUE

Mayor presencia en campo contrario

Otro de las aspiraciones de Monteagudo era ganar presencia en campo contrario. Hombres de segunda línea, como Antonio Campillo, Juan Muñiz o Jose Carlos Lazo recibieron el balón más arriba, sin necesidad de bajar tanto. «En la primera media hora hemos tenido bastantes ocasiones y hemos estado en su campo», dice Campillo. Juan Muñiz tuvo un mano a mano con el portero en la segunda parte. «Creo que las sensaciones fueron más que buenas. Hacerles tantas ocasiones claras a un equipo de Primera es muy complicado», valora Muñiz, que en la segunda parte tuvo un mano a mano con el portero visitante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuatro cosas para cambiarlo todo