El Ribadeo sopla cien velas

El 17 de agosto se cumplirá un siglo de su primer partido, ante el Luarca


viveiro / la voz

El Ribadeo Fútbol Club saca pecho porque ha echado arrugas. Cumple 100 años. Son muchos los equipos gallegos con mejor palmarés y trayectoria, pero solo uno le supera en el ránking autonómico de antigüedad. Clubes históricos como el Celta (fundado en 1923), el Racing de Ferrol (1919), el Pontevedra (1941) o el Lugo (1953) aparecen por detrás de la entidad ribadense en una escala encabezada por el Deportivo, que ya festejó su centenario en el 2006.

En apenas tres semanas se cumplirá un siglo del primer partido disputado por el conjunto de A Mariña, que nació como Club Deportivo Ribadense y también compitió como Sporting Club Ribadeo. Aquel 17 de agosto de 1913, con el partido amistoso ante los vecinos asturianos del Luarca, comenzó a escribirse la historia de un conjunto que ha pasado por todos los campeonatos de ámbito comarcal, provincial y autonómico, y con techo en la Tercera División. A la máxima categoría gallega ascendió a mediados de la década de los 50, bajó un año después y no volvió hasta el año 95. A su vuelta festejó la permanencia gracias, en parte, a los goles del asturiano de Vegadeo Pablo Lago, exjugador del Rayo Vallecano, Las Palmas, Racing de Santander y Sporting de Gijón, entre otros, y desde 1997 su participación se ciñe a la Primera Autonómica y la Preferente, donde cumplirá su tercera campaña consecutiva.

El centenario del Ribadeo FC ha suscitado una gran controversia en las tertulias de la comarca lucense, donde siempre sale a relucir la confirmación oficial por parte del máximo organismo autonómico de que el Viveiro «figura con el número uno de la provincia de Lugo en el registro de esta Federación Gallega de Fútbol». En una de sus últimas entrevistas como presidente de la escuadra ribadense, José Pulpeiro restaba trascendencia al año de fundación declarando que entonces «non tiña moito sentido estar federado porque non se entraba nas ligas federadas».

Pulpeiro, el «alma mater»

Por encima de Ramón Bustelo, el primer presidente, o José Barrera, que dio nombre al estadio actual, el dirigente que más huella dejó en el club fue, sin lugar a dudas, José Pulpeiro, mandamás desde 1984 hasta hace unas semanas. «Ninguén fixo tanto coma el por este club», destaca Víctor López, su sucesor.

Pulpeiro invirtió en el club no solo tiempo y sacrificio. También dinero. «Cada ano poño 60.000 euros ou máis para manter ao Ribadeo», confesaba hace un año en una entrevista a La Voz orgulloso por el premio que le acaba de conceder la Asociación de Clubes Galegos. A él le corresponderá uno de los papeles de protagonista en los actos organizados para festejar los 100 años de fútbol en Ribadeo.

Votación
3 votos

El Ribadeo sopla cien velas